Comarca

Los recursos asistenciales, al límite tras llegar otros 296 migrantes

  • El pabellón de Algeciras y el buque 'María Zambrano' se mantienen llenos y con un relevo continuado de personas

  • El Gobierno reconoce el desbordamiento del dispositivo de acogida

Los continuos rescates de migrantes en aguas del Estrecho de Gibraltar mantienen al límite la red de recursos asistenciales y policiales para atender la llegada de personas a las costas de la comarca. Salvamento Marítimo localizó durante la jornada de ayer a otros 296 migrantes en la zona del Estrecho que navegaban en una veintena de embarcaciones y que fueron desembarcados en Tarifa y Barbate. Otro centenar de personas fueron encontradas en aguas del Mar de Alborán.

Como consecuencia de este ritmo continuado de asistencias, la cadena de atención y custodia policial formada por las comisarías de toda la provincia y el pabellón Andrés Mateo de Algeciras -con capacidad para 300 personas y donde se realizan los primeros trámites burocráticos- gira pero no avanza.

El pabellón algecireño se mantuvo nuevamente al completo durante todo el día de ayer, según fuentes policiales consultadas por este periódico, porque conforme salían grupos de migrantes una vez cubiertos los trámites de identificación rumbo a los recursos de acogida de la Cruz Roja (Cádiz, Jerez y Córdoba) entraban más personas procedentes, entre otros lugares, de la cubierta del buque de Salvamento Marítimo María Zambrano o desde el puerto de Tarifa.

Por tercer día consecutivo, las cubiertas de los barcos de Salvamento Marítimo fueron empleadas por las autoridades como improvisados centros de recepción, a la espera de los traslados policiales. El María Zambrano, atracado desde el lunes en el dique norte de Algeciras, amaneció con 68 migrantes a bordo a los que se sumaron otros 164 procedentes de la Guardamar Concepción Arenal para posibilitar su salida a la mar para nuevas actuaciones.

La Concepción Arenal participó desde primera hora en los dispositivos de búsqueda junto con los buques Salvamar Arcturus, Gadir, Atria y Denébola. Las cinco embarcaciones fueron las encargadas de localizar las más de veinte pateras y conducirlas hasta Tarifa y Barbate.

En Tarifa fueron desembarcadas 225 personas, conducidas en tres autobuses hasta el pabellón de Algeciras, mientras que el resto hasta alcanzar las 296 arribaron a Barbate, aunque en el caso de la localidad tarifeña tuvieron que esperar unas dos horas para poder ser atendidos por la Guardia Civil.

Como las llegadas a Tarifa y Barbate no cesaron en el día, en el María Zambrano se encuentran algo más de 230 personas de forma permanente, igualmente relevadas conforme se van cubriendo los trámites y quedan plazas libres en el resto de recursos asistenciales.

Lo mismo ocurre con los pabellones municipales de Jerez de la Frontera (con una capacidad para 200 personas) y Cádiz (con capacidad para unos 150), que han sido cedidos para que Cruz Roja de atención humanitaria durante unos días a los migrantes una vez que han concluido los trámites policiales y continúan sus procesos migratorios. La apertura en la noche del miércoles de otro pabellón en Córdoba, con 200 plazas más, fue apenas un paliativo.

La situación se mantiene a la espera de que el Gobierno pueda poner en marcha en los próximos días el Centro de Atención Temporal a Extranjeros de Crinavis (en San Roque), entre otros recursos. El gobierno reconoció ayer que los dispositivos están "desbordados" y por ello trabaja en un plan de choque -adelantado por Europa Sur en su edición de ayer- para reforzar tanto los trámites de extranjería como los de acogida.

La ministra de Trabajo y Seguridad Social, Magdalena Valerio, reconoció ayer que los dispositivos de acogida se han visto "desbordados" y precisó que se trabaja en un plan de choque para reforzarlos y para ayudar a las ONG que trabajan sobre el terreno. "Cuando no se toman medidas a tiempo, después hay que adoptarlas de emergencia", aseguró la ministra de Trabajo, en referencia a la falta de previsión con la que se afronta la llegada de migrantes.

Valerio recalcó que la inmigración es una cuestión europea y que los países de tránsito deben tener "un plus de apoyo".

El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, criticó que el gobierno prevea iniciar en septiembre el plan de trabajo para el próximo año. "Es una irresponsabilidad esperar a septiembre. Es un asunto grave la llegada de tanta gente que necesita ser atendida. La necesidad de estas personas no puede esperar hasta septiembre", dijo.

También la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, reclamó nuevamente una "política de responsabilidad compartida" por las comunidades autónomas y la Unión Europea para hacer frente a la situación. "El Gobierno debe poner más medios humanos y materiales para atender a estas personas", remachó tras lamentar que desde el pasado enero se supiera que la presión migratoria "iba a ser muy grande" este verano, como así está siendo.

ATENCIÓN SOCIAL

Varias ONG y entidades sociales están colaborando para reforzar las labores de atención a las personas migrantes que están llegando en los últimos días a las costas andaluzas. Este refuerzo se está produciendo a la espera de que el Gobierno apruebe el plan de choque. Entidades como Save the children tendrán desde el lunes presencia en Algeciras para desarrollar tareas de primera atención de menores migrantes para "sumar esfuerzos". Un equipo de la ONG se sumará a las tareas de atención que Salvamento Marítimo, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y otras ONG realizan en Algeciras.

El acuerdo de colaboración fue suscrito ayer por el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, el director de Save the children, Andrés Conde, y el responsable en Andalucía, Javier Cuenca, quienes analizaron los procedimientos de atención a los menores migrantes que llegan a las costas andaluzas.

También un equipo de respuesta en emergencias de Cruz Roja Castilla y León, con 13 especialistas que desempeñan su labor de manera voluntaria, llegaron ayer hasta los pabellones de Cádiz y Jerez de la Frontera. El operativo de Castilla y León estará, en principio, hasta el domingo pero el propósito es luego poder dar relevos a los especialistas que continúen con las tareas en la zona costera. "Se están habilitando nuevos albergues, se están habilitando nuevas zonas, se está habilitando un albergue nuevo en Córdoba, en Jerez se está habilitando otro, seguiremos reforzando dependiendo de las necesidades que haya y que Cruz Roja nos vaya demandando", explicaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios