Campo de Gibraltar

Los juzgados de la comarca, saturados por la presión sobre el narcotráfico

  • El aumento de las operaciones tras el refuerzo policial colapsa los juzgados y los depósitos judiciales

  • La delegada del Plan Nacional contra las Drogas insta al Campo de Gibraltar a colaborar con Galicia

Visita de la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas Visita de la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas

Visita de la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas / R. M. M. (Algeciras)

El aumento de la presión policial sobre el narcotráfico ha tenido un efecto colateral no deseado: la saturación de los juzgados de Instrucción y Primera Instancia del Campo de Gibraltar. Los procedimientos relacionados con el tráfico de drogas suponen ya un 60% de la carga de trabajo de los 10 órganos existentes y, más allá de la sobrecarga de los jueces, el incremento de casos está repercutiendo incluso en el desarrollo de las investigaciones.

Así lo han denunciado representantes del sector judicial a la delegada del gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Azucena Martí, durante su visita a la comarca para conocer en primera persona las actuaciones de lucha contra el narcotráfico que se están desarrollando y las demandas de los especialistas que trabajan en la materia.

Desde el sector judicial, la reivindicación es unánime: se necesitan refuerzos. El juez decano de Algeciras, Alberto Ruiz, los cifra en al menos cuatro jueces: dos para Algeciras y uno para los otros partidos judiciales. Esos refuerzos podrían aliviar la carga de trabajo del resto de asuntos "permitiendo a los titulares centrarse en los casos de narcotráfico". La situación es especialmente difícil en La Línea y San Roque, donde los juzgados son mixtos y los jueces tienen que abordar por tanto también procedimientos civiles. 

La opción de un juzgado especializado en narcotráfico se descarta precisamente por la sobreabundancia de casos sobre la materia: el órgano quedaría colapsado nada más abrirse. Sí se plantea una alternativa que no obstante se ve lejana en el tiempo: un cambio en la Ley de demarcación y planta judicial que permita crear una sola en el Campo de Gibraltar, algo que permitiría un mejor reparto de la carga de trabajo y el aprovechamiento de los recursos existentes.

La saturación no se limita a los juzgados. A la delegada también se le ha transmitido la situación de colapso de los depósitos judiciales, que está obligando a almacenar las narcolanchas incautadas en cualquier sitio. Y el problema existente con la destrucción de la droga, que se está llevando hasta el Norte de España al funcionar solo durante unos días al mes la incineradora existente en la provincia. Los cuerpos policiales también han recordado la necesidad de mejorar los medios materiales para hacer frente a unas mafias que cuentan con la mejor tecnología.

El juez decano de Algeciras cifra en cuatro los jueces de refuerzo necesarios: dos para Algeciras, uno para La Línea y otro para San Roque

Es la contrapartida de lo que está siendo un éxito -según el Gobierno central-, el refuerzo policial en el Campo de Gibraltar. Según ha explicado el delegado de la Administración General del Estado, José Medina, la primera fase del plan previsto para combatir el narcotráfico en la comarca, ese refuerzo, ya se ha implementado. "La Policía y la Guardia Civil ya tienen cubierto el 100% del catálogo, la segunda fase es actualizarlo", señala. Asimismo, han aumentado los recursos de Vigilancia Aduanera. Y "el principio de respeto a la autoridad se está recuperando", añade la delegada del Gobierno.

También queda una segunda fase dentro del plan para la lucha contra la droga, la acción social. Según destaca Azucena Martí, "hay que trabajar para que la parte de la juventud que enaltece de alguna forma el narcotráfico se vaya dando cuenta de la cara oscura. Ahí vamos a trabajar con las asociaciones, con proyectos de intervención social y concienciación".

Ahí entraría el Plan Nacional sobre Drogas, que coordina los recursos existentes y dota económicamente los programas. Ahora tiene un doble objetivo general: disminuir la demanda y subir la edad de inicio en el consumo.

Sobre el reparto de esos fondos, Martí ha animado a las asociaciones a colaborar y buscar acciones extracomunitarias para captar fondos y subvenciones. Y ha apuntado una dirección, Galicia. "Son dos polos muy similares, con problemas parecidos. Galicia va un tiempo por delante y se puede ver cómo se han hecho las cosas allí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios