Comarca

Un nuevo incendio se ceba con San Roque y calcina al menos 50 hectáreas

  • Las autoridades sospechan que sea intencionado al haber ocho focos entre Miraflores, El Albarracín y el casco · El siniestro, de nivel 1, obliga a evacuar a unas 500 personas de 200 casas hasta las 22 horas

Comentarios 23

San Roque volvió a sufrir la virulencia de las llamas en un incendio que calcinó durante la tarde de ayer al menos 50 hectáreas de pasto y arbolado en la franja entre la barriada de Miraflores al casco urbano y hacia el interior (El Albarracín y La Solana). Las llamas, con varios frentes y en la encrucijada de numerosas áreas habitadas tanto en diseminado como en urbanizaciones, obligaron a evacuar durante buena parte de la tarde unas 200 viviendas, un hotel, un área de servicios y un restaurante. En total, unas 500 personas que permanecieron hasta las diez de la noche -cuando se les permitió volver- entre nervios y desesperación por la cercanía de las llamas a sus hogares. Además, unos 20.000 abonados de toda la comarca estuvieron sin electricidad hasta una hora.

El fuego, calificado de nivel 1 (en una escala de tres) por el 112, llegó a calcinar el patio de cuatro chalés en Huerta Varela sin que se produjeran heridos ni se dañaran los inmuebles gracias al control de los bomberos -encargados de evitar el contagio hacia las casas- y la coordinación con el Infoca en las labores de monte. Sí afectó a la nave municipal donde se realiza la parada de sementales y llegó justo a la parte trasera de los pisos de Los Olivillos, ya en el casco urbano.

El incendio, que al cierre de esta edición continuaba activo pero con perspectiva favorable tras un cambio en la dirección del viento, llegó a tener hasta ocho focos, varios de ellos activos simultáneamente. Las autoridades municipales y regionales reunidas a última hora de la tarde en el Puesto de Mando Avanzado -junto a la autovía A-7- no descartaron, según los primeros indicios, que se trate de un nuevo siniestro intencionado, según reveló el alcalde sanroqueño, Juan Carlos Ruiz Boix, a través de un comunicado. La Junta desplazó al delegado del Gobierno andaluz en Cádiz, Fernando López Gil, y al subdelegado comarcal, Ángel Gavino, quienes calificaron como complejas las labores de extinción pero ensalzaron la coordinación entre las diversas unidades.

Las llamas tuvieron su origen sobre las tres de la tarde en la zona de Pasada Honda, entre las barriadas de Miraflores y Santa Margarita. Una hora después, una densa columna de humo era visible desde casi cualquier punto de la Bahía de Algeciras y el fuego avanzaba descontrolado azuzado por el viento de poniente y las altas temperaturas (superiores a los 40 grados).

El dispositivo desplegado para controlar los diferentes frentes superó el centenar de personas ya que a los efectivos desplegados por el Plan Infoca, con una docena de aeronaves (hidroaviones, anfibios y helicópteros activos hasta la caída del sol) y ocho retenes apoyados por varios vehículos en tierra, hubo que sumar otros 28 bomberos de los seis parques que el Consorcio Provincial posee en la comarca con ocho vehículos. El operativo también contó con el apoyo del retén contra incendios de Cepsa además de los efectivos encargados de la coordinación de la seguridad (Policía Local y Autonómica, Guardia Civil, Protección Civil y sanitarios, con un hospital de campaña donde sólo hubo que atender a una persona por inhalación de humos). Todos buscaron a la par evitar el contagio de las llamas hacia las viviendas y atajar los focos activos en el monte, algo muy difícil por la existencia de numerosas viviendas de tipo diseminado, especialmente en El Albarracín.

Según el 112, fueron evacuadas 15 viviendas en Santa Margarita; 80 en Huerta Varela; 12 en Fuente María España; 100 en Los Olivillos así como la finca La Solana y el área de servicios Bernardo Macías (junto a la A-7). El tráfico rodado también quedó ralentizado a su paso por el término municipal y se cortaron las vías secundarias para evitar que los conductores pudieran quedar atrapados en medio de alguno de los frentes. Paralelamente, el Consistorio llegó a habilitar el pabellón deportivo para la pernocta de los evacuados, sin que finalmente fuera utilizado. Durante la jornada de hoy la brigada de Obras y Servicios desplegará un operativo especial de limpieza y reparaciones.

El siniestro también provocó una interrupción del suministro eléctrico que la compañía Endesa estimó en 20.000 clientes perjudicados. La propia empresa indicó a este periódico que dos tendidos aéreos de 76 kilovoltios (alta tensión) dejaron de suministrar energía sin poder precisar se han visto afectados por las llamas o se desconectaron por motivos de seguridad (alta temperatura). Ambas líneas unen las subestaciones de La Menacha (Algeciras) con las ubicadas en el Pinar del Rey.

Los abonados se repartían entre San Roque y las localidades de Algeciras, Los Barrios y Castellar. Según Endesa, en 30 minutos logró restablecerse el suministro a través de cauces alternativos de la malla de tendidos, siendo el tiempo total de restitución del servicio de 54 minutos. Los últimos en volver a tener electricidad en sus casas fueron 1.000 abonados de Castellar (lo que equivale a la práctica totalidad del municipio).

El alcalde sanroqueño subrayó a través de una nota municipal las sospechas de intencionalidad basándose en hechos como la aparición de dos focos en El Albarracín cuando los bomberos se afanaban en evitar la llegada de las llamas a Los Olivillos. Por su parte, el máximo responsable del gobierno regional presente en el lugar lamentó que San Roque sea el municipio de España con mayor número de incendios forestales en lo que va de verano, con catorce.

Al cierre de esta edición, las unidades de tierra del Infoca y los bomberos seguían atajando las llamas a la espera de la reincorporación de los medios aéreos con las claras del día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios