Comarca

Dos guardias civiles, heridos por la embestida de un narco en San Roque

  • Los agentes logran detener al agresor, que llevaba 27 fardos de hachís en un todoterreno

Un todoterreno patrullero de la Guardia Civil junto a otro todocamino intervenido en una operación antinarcos. Un todoterreno patrullero de la Guardia Civil junto a otro todocamino intervenido en una operación antinarcos.

Un todoterreno patrullero de la Guardia Civil junto a otro todocamino intervenido en una operación antinarcos. / erasmo fenoy

Comentarios 1

Nueva agresión de narcotraficantes a las fuerzas de seguridad en la comarca. Dos agentes de la Guardia Civil resultaron ayer heridos leves en San Roque al ser embestido el coche en el que patrullaban por un vehículo en el que circulaba un hombre que transportaba 27 paquetes de hachís y que fue detenido.

La colisión se produjo cuando los agentes perseguían al vehículo, sospechoso de transportar droga. Los agentes pudieron arrestar al conductor y único ocupante del vehículo pese a recibir el golpe, si bien uno de los guardias civiles resultó herido leve mientras que el otro fue trasladado al hospital de La Línea de la Concepción para ser atendido de sus heridas, aunque tampoco revestían gravedad.

La embestida a los coches patrulla y controles resulta una práctica habitual en el proceder de los integrantes de las redes del narcotráfico para evitar ser arrestados y para inutilizar los patrulleros, aprovechando por lo general el uso de vehículos todoterreno de gran robustez.

En lo que va de año se han producido varias embestidas más o tentativas contra patrullas de la Guardia Civil en el Campo de Gibraltar, al margen de otras tantas agresiones de este tipo contra la Policía Nacional.

La más reciente (que ha salido a la luz) tuvo lugar a finales de marzo, también en San Roque, cuando fueron intervenidos 450 kilos de hachís tras una persecución en la autovía A-7 que se prolongó durante más de 30 kilómetros. Los hechos tuvieron lugar durante un control de alcohol y drogas establecido en la autovía, cuando la patrulla de la Guardia Civil observó que un vehículo que circulaba con normalidad por la carretera, al aproximarse al punto de identificación, realizó una maniobra evasiva para tratar de embestirles. En esa ocasión no se llegó a consumar la agresión, porque los agentes evitaron ser arrollados al saltar hacia un lateral de la calzada para evitar ser arrollados.

El vehículo emprendió la huida a gran velocidad por la autovía A-7, dirección Málaga. La Guardia Civil inició su persecución por carretera, durante la cual el conductor circuló de forma temeraria por la vía, hasta que fue interceptado en la carretera del Higuerón (A-383), dentro del término municipal de La Línea.

El pasado 7 de febrero, en plena escalada de violencia por parte de las redes del tráfico de drogas, tres agentes de la Guardia Civil fueron agredidos en La Línea después de que un vehículo todoterreno embistiera frontalmente a un coche patrulla para evitar que los agentes interceptaran a otro coche que iba cargado de hachís. A pesar del choque, los agentes lograron detener al conductor que les embistió y a dos personas que le acompañaban en el vehículo.

El suceso ocurrió en el Zabal, cerca de la Venta La Rana, donde el Toyota Land Cruiser que fue usado para arrollar a los guardias civiles quedó boca abajo en el canal que hay junto a la calzada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios