Comarca

Un edil ordena que le quiten unas multas a él y a sus acompañantes

  • González insta además a los agentes a levantar la prohibición de aparcar en el Recinto Ferial pese a ser zona peatonal, según las diligencias policiales abiertas

Comentarios 19

El concejal del PP José María González protagonizó el pasado 6 de septiembre un incidente en el Recinto Ferial de Tarifa con dos agentes de la Policía Local, a los que ordenó que le quitaran a él y a sus acompañantes unas multas de tráfico por estacionar en una zona prohibida. En la comparecencia de los agentes ante la Jefatura ese mismo día, a la que ha tenido acceso Europa Sur, los policías locales relataron que el edil se dirigió hacia ellos en un tono "autoritario" y "despectivo". González -según las diligencias- llegó a ordenar que se levantara la prohibición de aparcar en el Recinto Ferial, decretó la desaparición del grupo operativo al que pertenecen los policías y puso en duda que uno de ellos fuera a llegar a la edad de jubilación.

Los hechos se produjeron a las 20:30 horas cuando los agentes estaban multando a unos vehículos por estacionar en zona peatonal en el Recinto Ferial. Fue entonces cuando -según la comparecencia- el concejal alzó la voz y ordenó textualmente a uno de ellos: "La denuncia mía y las de mis acompañantes las quitas". El policía le requirió entonces que le entregara la documentación, a lo que González contestó: "Tú sabes quién soy yo. Yo no tengo que darte nada. Yo soy concejal del Ayuntamiento de Tarifa y mañana te vas a enterar de quién soy yo".

El concejal de Obras y Servicios y Montes fue más allá en su conducta, pese a ser advertido por el agente de que sería denunciado si no se identificaba. "Que sepas que el grupo -en referencia al Grupo de Intervención Policial (GOIP) al que pertenecen los agentes- desde hoy desaparece... y ahora ordeno que desde este mismo momento en todo el recinto se puede aparcar", dijo el concejal según consta en la diligencia policial en la que González es identificado en calidad de denunciado.

Un agente respondió al edil que la autorización que daba para aparcar era "manifiestamente ilegal", que iba a trabajar en el turno que le mandaran sus superiores y que no tenía inconveniente en realizar su labor hasta su jubilación. A lo que el concejal le contestó: "Ya veremos si llegas a jubilarte de policía". Según las diligencias, la esposa del edil intervino en ese momento: "Ustedes tenéis a mi hijo acribillado a denuncias y estoy muy dolida por ello".

La discusión subió entonces de tono después de informar los agentes al concejal del supuesto delito de prevaricación en el que estaría incurriendo. Asimismo, otros conductores que habían sido multados, viendo la escena, reclamaron a los agentes que no hicieran distinciones. "Si no denuncian al concejal y a sus amigos, a mí tampoco me vayan a denunciar", dijo uno de ellos. Los agentes optaron entonces por informar al concejal de que iba a ser denunciado ante la Autoridad Judicial y abandonaron el recinto para evitar "continuos enfrentamientos", dirigiéndose entonces a la Jefatura donde, a las 21:15 horas, formularon las diligencias.

Este diario intentó ayer ponerse en contacto con González para conocer su versión de los hechos, sin éxito. Sí habló con el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan José Media, que reconoció el incidente en la Feria así como que su compañero "había metido la pata".

Medina señaló que le llegó el informe policial y que convocó una reunión al día siguiente con los agentes y González. El concejal popular aseguró que su compañero pidió disculpas. El titular de Seguridad explicó que se abordaron dos cuestiones. Por un lado, las multas por estacionar de forma indebida por parte de González y sus acompañantes que, aseguró Medina, siguieron su curso; y por otro, el enfrentamiento que se produjo en el Recinto Ferial. Ante esto último, informó que desde el Ayuntamiento se abrió un expediente informativo del cual se concluyó que el incidente no había tenido gravedad como para emprender acciones por parte del Consistorio. Así, dijo que los hechos no fueron denunciados por los agentes municipales ante la Guardia Civil ni ante el Juzgado. El concejal de Seguridad negó que los policías locales hubieran sufrido presiones. "En absoluto", dijo Medina, que reconoció que al que sí llamó la atención fue a su compañero en el equipo de gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios