Comarca

La depuradora llena El Faro de malos olores, ruidos y mosquitos

  • Los vecinos vuelven a reclamar que se cubra la instalación, ubicada en medio de los dos parques naturales

La depuradora, rodeada de viviendas. La depuradora, rodeada de viviendas.

La depuradora, rodeada de viviendas. / jorge del águila

Comentarios 1

El verano es sinónimo de playa, deporte y ocio, pero en la urbanización del Faro también lo es de malos olores, plagas de insectos y ratas, además de ruidos insoportables. Si es usted vecino de la zona estará asintiendo ahora y lo sufrirá en mayor o menor medida conforme su casa esté más lejos o más cerca de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Punta Carnero.

Esta instalación, ubicada entre el Parque de Los Alcornocales y el Parque del Estrecho, ha convertido un espacio idílico en el que vivir en una pesadilla para los vecinos, hartos de la contaminación ambiental que conlleva. Además de incómodos y preocupados por la cercanía del verano -que multiplica los quebraderos de cabeza que les da la depuradora- están muy molestos porque les prometieron que la pasada Semana Santa habría concluido una reforma que tendría que haber empezado en febrero. Fue durante una reunión a la que acudieron todos los implicados: Emalgesa, Obra Civil, Mancomunidad de Municipios y Arcgisa. Esta empresa pública se encargará de la obra. A preguntas de este periódico sus responsables afirmaron que el proyecto para cubrir la instalación está en marcha y se ejecutará en breve.

Arcgisa dice que la obra, que debió acabar en Semana Santa, se ejecutará en breve

La EDAR, según los vecinos, conlleva "molestias insalubres y peligrosas para la salud y bienestar de los habitantes", como olores fétidos producidos por las emanaciones de gases en la balsa de decantación primaria expuesta al aire libre. También explican que es insoportable el ruido que produce la maquinaría y una tubería de trasiego que descarga un chorro a presión con fuerza contra el agua embalsada. Por último destacan la aparición de plagas de insectos y roedores, con especial presencia de mosquitos, que representan un riesgo particular para los niños y que pueden transmitir enfermedades.

Según un informe elaborado por la comunidad de propietarios no existen sistemas de desodorización y en el estanque de decantación primaria se observa en la superficie "emanaciones y burbujeos de gases procedentes del fondo, generados por la descomposición de la materia orgánica que forma parte de los lodos y fangos del fondo de los estanques. En el documento puede leerse que la maquinaria es cada día más ruidosa "quizá por la falta de mantenimiento". El estruendo se ha agravado con la instalación de una tubería de trasiego de agua en el año 2015 hacia el tanque de decantación primaria. En las instalaciones se han observado la presencia de ratas, ranas y grandes nubes de mosquitos, sobre todo en los días de primavera y verano.

Los vecinos explican que la zona sur-oriental de la depuradora se ha visto también afectada por el hundimiento del terreno, lo que está provocando la aparición de grietas en las instalaciones que son visibles en las paredes, muros y suelo y que pueden afectar a conducciones soterradas.

Relatan además que a mediados de marzo del año pasado se produjo un vertido incontrolado de aguas fecales al camino que conduce al mar. Los afectados intuyen que se produjo por la rotura de una tubería fruto del hundimiento en el terreno inestable. Todas estas deficiencias afectan a una vivienda colindante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios