Comarca

El nuevo centro de identificación logra dar un vuelco a la gestión de los migrantes

  • Las instalaciones reciben a las 458 personas acogidas en Los Barrios, que clausura su pabellón

Varias personas bajan de un autobús para ser identificados por la Policía Nacional en el CATE de San Roque, ayer por la mañana. Varias personas bajan de un autobús para ser identificados por la Policía Nacional en el CATE de San Roque, ayer por la mañana.

Varias personas bajan de un autobús para ser identificados por la Policía Nacional en el CATE de San Roque, ayer por la mañana. / jorge del águila

La apertura del Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) en San Roque permitió ayer dar un vuelco a la situación de casi un millar de migrantes que se encontraban repartidos entre varios enclaves del Campo de Gibraltar a la espera de ser identificados o atendidos por las organizaciones sociales.

Los Barrios y San Roque lograron clausurar sus pabellones deportivos, habilitados desde hacía una semana para atender las llegadas y que a primera hora de la mañana acogían en conjunto a 706 personas, además de otras 240 en Algeciras.

Las instalaciones puestas en marcha por el Gobierno para la identificación de los migrantes por parte de la Policía Nacional y su posterior derivación a los servicios de acogida comenzaron a funcionar a primera hora de la mañana. La Guardia Civil comenzó entonces a coordinar los traslados de 458 migrantes que estaban aún pendientes de ser identificados desde el pabellón de Los Cortijillos, en Los Barrios, hacia estas nuevas dependencias. El último autobús partió a las 21:10.

Con el traslado también concluyó el dispositivo de atención humanitaria puesto en marcha por el Ayuntamiento de Los Barrios y varias organizaciones sociales así como por los vecinos agrupados en torno a la parroquia de San Isidro. Un papel en la puerta de la iglesia anunciaba desde el mediodía que ya no eran necesarias las donaciones de ropa y comida y agradecía a los vecinos su colaboración durante todos estos días. Grupos de voluntarios se han coordinado para preparar bocadillos mientras que empresas como Acerinox Europa han sufragado el almuerzo de las personas acogidas durante varios días.

En San Roque, los 244 migrantes que permanecían en el pabellón cubierto atendidos por la Cruz Roja salieron por la tarde en dirección a Madrid, Barcelona y Bilbao, por lo que estas dependencias se quedaron igualmente vacías. El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, mostró su agradecimiento a las personas y entidades que han ayudado en la atención humanitaria y deseó que puedan vivir con dignidad.

El recinto deportivo abrió el pasado domingo para albergar de manera extraordinaria a un máximo de 300 personas. Por la mañana quedaban 244 migrantes, de los que 47 eran mujeres. Ellas fueron las primeras en dejar el recinto después del almuerzo y a las 18:00 partieron otros cuatro autobuses con los 200 hombres.

El tercer enclave habilitado en el Campo de Gibraltar, el pabellón Andrés Mateo de Algeciras, contaba a primera hora de la mañana con 240 personas, una treintena de mujeres y niños entre ellos. La Policía Nacional dio por terminadas las labores de identificación y se trasladó hasta el CATE de San Roque, por lo que el grupo pasó a estar íntegramente gestionado por la Cruz Roja a la espera de su traslado a otros puntos del país para poder dar también por clausurado el pabellón. El Ayuntamiento de Algeciras dijo esperar que estos traslados se realicen durante el fin de semana para, al igual que en Los Barrios y San Roque, dar por ultimado el dispositivo de asistencia.

MESA TÉCNICA

La Subdelegación del Gobierno en Cádiz acordó crear una mesa técnica de inmigración para coordinar las acciones solidarias tras una reunión celebrada ayer con representantes institucionales, así como con los alcaldes de los municipios costeros de la provincia de Cádiz afectados por la actual crisis migratoria.

Los ayuntamientos se centraron en cinco ideas principales, como la puesta en valor de las olas de solidaridad que se han vivido en el último mes y la necesidad de gestionarla de manera adecuada o el apoyo económico para los municipios y amparo legal para los gastos que han tenido que afrontar.

De hecho, el Ayuntamiento de Los Barios pidió al Gobierno que sufrague la asistencia prestada durante siete días a más de 600 personas y que, a falta de cuadrar números, no había sido cifrada. "El Campo de Gibraltar debe estar dotado de medios materiales y personales para hacer frente a este tipo de eventualidades. Para que los ayuntamientos no tengamos que actuar de forma improvisada y con medios propios que, evidentemente, a pesar de poner todo nuestro corazón y esfuerzo, no dan el servicio adecuado para afrontar estas crisis", resumió el alcalde accidental de Los Barrios, Miguel Alconchel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios