Comarca

El carmen: fiesta, mar y unión

  • El municipio algecireño celebra el día de la patrona de los marineros desde principios del siglo pasado

Cuenta la historia que los orígenes de la Virgen del Carmen se encuentran en Carmel, Israel, el 16 de julio de 1251. Ese día se le apareció la Virgen a san Simon Stock, quien posteriormente fundaría la Orden del Carmen con el escapulario entregado por la imagen como símbolo. Fue a mediados del siglo XVIII cuando la Estrella de los Mares pasó a ser patrona de los pescadores y de la Marina. Sin embargo, la devoción por la Virgen del Carmen llegó a Algeciras a principios del siglo XX. El municipio ya contaba con San Pedro como patrón de los marineros, pero la veneración por la Virgen que se fraguaba al inicio del siglo pasado hizo que en la segunda década de este, y gracias al gran apoyo de las mujeres, la Virgen del Carmen saliese en procesión.

Patrona de los marineros, la devoción en el municipio algecireño alcanzó su máximo nivel entre las décadas de los 40 y 80, época en la que la pesca se consolidó como el principal sector de la ciudad. Más de 1.400 pescadores existían en la comarca en la década de 1920 con más de 50 barcos de vela; para los años 70 y 80, la modernización de las infraestructuras y de los buques permitió que Algeciras se erigiese entre los primeros puertos en el desembarco de pesca fresca de España, gracias a su flota y a la cantidad de barcos provenientes de toda la costa española que faenaban en aguas de Marruecos.

Muchos barcos pesqueros lo celebran en el mar pero lejos de las barcas de recreo

Fue entonces cuando se asentaron las principales fiestas en torno a la Virgen del Carmen. Atrás han quedado tradiciones como la estancia de la imagen en distintos puntos del centro durante la Novena o la impaciencia de los niños a principios de los 50 en la ya desaparecida Playa de los Ladrillos por que la Reina de los Mares bendijese el mar y poderse bañar. También han quedado en el pasado las fiestas realizadas por la Cofradía de Pescadores en la lonja, donde los hijos de pescadores y armadores participaban en carreras de natación y la cucaña, con piñata algún que otro año. "De alguna forma, siendo pequeño uno se sentía marinero. Corretear por el barco y sobre todo ver a distintas familias compartiendo ese día era fantástico", comenta nostálgico uno de esos hijos de pescador.

La coincidencia en estos años del padre Francisco María Cruceira, párroco de la Iglesia del Carmen, con el presidente de la Cofradía de Pescadores de Algeciras, Rafael Montoya Joya, marcó una época dorada con grandes actividades y el alcance del máximo nivel por parte de la procesión de la Virgen del Carmen, cuando esta aún bendecía la bahía sobre la mítica embarcación de La Caracola.

Pero ha llovido mucho desde entonces. La devoción por la patrona de los marineros arraigó en el pueblo algecireño, caló profundamente y se mantiene, pero ya no es lo que era. A finales de los noventa expiraron los acuerdos permisivos con Marruecos y el sector pesquero decayó. Hoy en día el número de marineros no llega ni a la tercera parte de los de antaño y el sentimiento inicial ha quedado un poco diluido.

Veladas en barrios marineros

No obstante, estos años de bonanza en el sector pesquero dieron lugar a diferentes barrios en el municipio cargados de tradición marinera. La Granja, Getares, Rinconcillo, La Cuesta del Rayo y Pescadores son sus principales herederos, donde se realizan cada año veladas con procesiones y actos conmemorativos.

La barriada del Arroz, en la Cuesta del Rayo, surgió en los años 50, cuando numerosos pescadores, sobre todo valencianos, buscaban un lugar en el que instalarse. Bautizada como barriada de San Pedro (antiguo patrón de los marineros algecireños) acabó siendo conocida por del Arroz debido al origen de sus habitantes y su vinculación con la paella. Devotos de la Virgen del Carmen, desde la creación de la Asociación de Vecinos Manuel de Falla en 1989 celebran una velada en torno a la imagen de esta Virgen que guardan en su parroquia. Pero son muchos los cambios que se han dado "los pescadores bajaban unas mesas, ponían comida... Ahora se ha perdido ese sabor tradicional y es una cosa más bien mecánica. Al haber menos pescadores se vive la fiesta de otra forma", cuenta Juan Pedro Ávila, presidente de esta asociación. Sí mantienen el traslado de la imagen de la iglesia a la barriada, donde la colocan en un altar y acompañan durante toda la noche. Pero, la gente ya "lo ve más como una fiesta que como una tradición marinera", apunta.

Surgida a mediados de los años 40, la barriada de los Pescadores cuenta con una de las veladas más largas. Siempre en torno a la Virgen del Carmen, este barrio de marineros lleva celebrando la procesión de su patrona más de medio siglo, siempre días después de la fecha oficial. Unos 70 costaleros pasean la imagen por sus calles hasta embarcarla en la bahía. Antiguamente, los vecinos colocaban conchas, colgantes y palmas, se echaban agua unos a otros y se introducían en el mar con la Virgen. Hoy en día se celebran juegos y actuaciones, meriendas y campeonatos, incluso han contado algún año con actividades extras como la visita de animales del zoo de Castellar.

En la otra punta de Algeciras encontramos el Rinconcillo. "Mi madre tiene 75 años y ya estaba la Virgen del Carmen en la barriada", cuenta María del Carmen Escobar. En este barrio más de una imagen sale a procesión. El día 15 una de ellas recorre sus calles gracias a la Asociación del Carmen del Rinconcillo, que desde hace 3 años avanza en la mejora de la organización de esta procesión. El 16 de julio, una figura algo más pequeña es llevada por los marineros a la orilla, colocándola en una de las barcas para que bendiga su playa. A la vuelta, una vez llegada al Botavara la recogen las mujeres, quienes la llevan de vuelta al pozo. El Carmen es una festividad de enorme relevancia en el barrio que se decora para la ocasión. Muchas casas, la de los pescadores, colocan pequeños altares con la imagen de la Reina de los Mares.

Otras barriadas como Getares o La Granja también realizan veladas y procesiones en torno a la Virgen. En esta última, con casi 30 ediciones a sus espaldas, "los hijos de marineros sacan a la Virgen porque marineros ya no hay", comenta Isa Sánchez del Grupo del Carmen. "Antes salía el 15 y se quedaba en la barriada y ya no, porque donde se quedaba era una calle cerrada, ahora la han abierto para los coches y ya no se puede quedar", añade. Aún así sus vecinos la acompañan hasta su recogida y celebran su día.

Existe una celebración principal a la que se suman muchos algecireños. La procesión de la conocida Virgen del Carmen del Centro. Cada tarde de 16 de julio, la imagen de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen sale a la calle bajo entonación de su salve marinera, recorriendo las calles de la ciudad hasta el puerto, donde una grúa la coloca sobre la embarcación Aitana del Carmen. Es entonces cuando la patrona bendice las aguas de la bahía para regresar después a su templo. En el mar se ha visto siempre arropada por las embarcaciones pesqueras, sin embargo, en los últimos años estas han sido sustituidas por lanchas de recreo y motos de agua que aprovechan la ocasión para disfrutar. "Muchos barcos (pesqueros) prefieren disfrutarlo en el agua pero lejos de estas embarcaciones", comenta uno de los vecinos de la ciudad.

Cómo se celebra

Hoy en día, Algeciras celebra esta fiesta de múltiples maneras. Muchos jóvenes aprovechan para sacar sus embarcaciones y disfrutar el día, otros lo pasan en familia en la playa, con un arroz. También los hay que comen en el muelle, se bañan y después pasean en barco, acompañando a la patrona. Y, por supuesto, están los que no se pierden la salida procesional.

Ya casi se han perdido tradiciones como los escapularios de las esposas con la Virgen y un trocito de su manto para pedirle que regrese su marido sano y salvo de la mar. Normal, apenas hay marineros y en el horizonte ya no reinan los barcos de pesca. Pero la devoción continúa generación tras generación. "La Virgen del Carmen lo es todo", comenta Jonatan Álvarez, pescadero en la plaza de Abastos. Jonatán, al igual que Tío Pepe, muestra orgulloso en su puesto figuras de la Virgen del Carmen. "Siempre acompañándonos" añade, y es que la imagen de su Patrona lo arropa en el coche, en casa, en el trabajo y, cómo no, en la cartera, porque para las personas relacionadas con el mar, es su protectora, su compañera. "Antiguamente se vivía con la familia, todos amigos, pero hoy en día lo que hay es motos de agua con gente joven haciendo el loco, cuando antes eran barcos pesqueros disfrutando", cuenta este antiguo costalero de la procesión de la Virgen del Carmen del Centro.

De una forma u otra, en Algeciras, lo que ha arraigado es que el 16 de julio, fiesta del Carmen, es día de unión entre familias, de nostalgia, de mar, de celebración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios