tribuna de opinión

Una caña de plata para Cádiz

  • En el templo de Santo Domingo espera humilde y paciente su salida

El Cristo de la Caña de San Roque. El Cristo de la Caña de San Roque.

El Cristo de la Caña de San Roque. / e. s.

Es un inmenso orgullo poder decir que San Roque estará presente de nuevo en un acontecimiento tan importante como será el Vía Crucis Diocesano del próximo 7 de julio en la ciudad de Cádiz. El 14 de agosto de 2011 tuvimos la suerte de poder contar con el misterio del Calvario por las calles de Cádiz en aquel Vía Crucis Diocesano por la Jornada Mundial de la Juventud, en la que personalmente lo viví intensamente como miembro de la junta de gobierno de la hermandad en aquel momento.

Siete años después se vuelve a repetir la historia, la cual viviré con el orgullo y responsabilidad de ocupar el cargo más importante de las hermandades y cofradías de San Roque. Siete años después se vuelve a organizar un evento de aquella envergadura, esta vez para conmemorar el 750 aniversario del traslado de nuestra Diócesis desde Medina Sidonia a Cádiz.

San Roque, sus hermandades, su mejor historia y tradición estarán de nuevo presente en esta efeméride, pues el Cristo de la Humildad y Paciencia, o mejor dicho, Cristo de la Caña, como nos gusta llamarlo a los sanroqueños, fue designado para representar al mundo cofrade sanroqueño en este Vía Crucis Diocesano. Fue todo un honor que el Delegado Episcopal para las Hermandades y Cofradías me llamase por el mes de abril de 2017 para preguntarme si la hermandad del Cristo de la Caña esteraría dispuesta a participar en este Vía Crucis. ¿Quién mejor que él? Pues el Cristo de la Caña, el Señor de la Columna, el Cristo del Martes Santo, el Moreno de San Roque, el Señor Paciente y Humilde que soportó todo tipo de burlas y vejaciones, representa la mejor idiosincrasia de nuestra Semana Santa de San Roque. Es un orgullo poder hablar de él, pues estoy convencido que nos representará a todos los sanroqueños de la mejor manera.

No sólo se puede presumir del Cristo de la Caña como imagen devocional o de un gran valor histórico, pues todos sabemos que fue una de las imágenes procedentes de Gibraltar en aquel trágico suceso de 1704, y su devoción está más que demostrada por sus hermanos cada Martes Santo. También como estilo propio a la hora de hacer hermandad interna y externamente. San Roque también se caracterizará el próximo sábado por las calles de Cádiz por su estilo de carga, por su forma de portar los tronos, a hombros con varales externos. Una imagen que sólo podremos ver en nuestro querido Cristo de la Caña, pues el resto de imágenes serán portadas por costaleros llevando los pasos en su interior.

Esta vez no lo veremos salir del pórtico de Santa María la Coronada, ni de bajar su atrio a la espera de una multitud de sanroqueños y visitantes en una noche fría de Martes Santo con la luna de testigo. Esta vez no le acompañará su Madre la Virgen de la Esperanza. Está vez estará custodiado por la Patrona de todos los gaditanos, la Virgen del Rosario.

En su templo de Santo Domingo espera humilde y paciente una nueva salida, está vez distinta a todas las anteriores. En esta ocasión será portado por sus cargadores por las calles de nuestra sede diocesana en un mes distinto, y unos pocos sanroqueños tendremos la suerte de poder acompañarlo. Su centenaria caña de plata brillará más que nunca por unos rincones desconocidos para él. Lo esperamos con los corazones abiertos, llenos de humildad y paciencia como Él nos ha enseñado en estos 300 años con nosotros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios