Comarca

El camino de los ingleses

  • El primer tramo en tren de 42 kilómetros entre Jimena y Algeciras se inauguró el 6 de octubre de 1890 · La línea nace para comunicar por tierra Gibraltar con la red europea que comenzaba a desarrollarse

Comentarios 3

120 años de historia avalan la estación de ferrocarril de Jimena. A través de las antiguas locomotoras -una se denominaría Jimena, en los años 40-, y los trenes, los habitantes del núcleo de Los Ángeles o la Estación han conocido el desarrollo de los nuevos tiempos. La influencia de Gibraltar llegaría hasta este municipio del interior de la comarca enclavado en el parque de Los Alcornocales. Fueron ingleses los que impulsaron esta línea férrea para comunicar por tierra la colonia con la red europea que se estaba desarrollando y en la que con cierto retraso y distinto ancho de vía, se integraba poco a poco la Península Ibérica. Unir la Bahía de Algeciras con la línea que bajaba de Córdoba a Málaga era la única solución, puesto que la línea de Madrid a Cádiz quedaba demasiado distante.

La compañía que obtuvo la concesión ferroviaria se denominó Algeciras-Gibraltar Railway Company. Dos años después de obtenerla, puso en servicio los primeros 42 kilómetros, entre algeciras y Jimena, el 6 de octubre de 1890. El segundo tramo fue inaugurado el 19 de noviembre de 1891, entre Bobadilla y Ronda. La conexión se estableció finalmente entre ambos tramos el 26 de octubre de 1892.

Para alcanzar desde Algeciras la conexión deseada, el trazado ferroviario tuvo que seguir el curso de cuatro ríos, el Guadarranque al principio, el Hozgarganta y el Guadiaro para alcanzar Ronda y el Guadalcovacín para acceder a ella. En 1913 la compañía inglesa con sede en Londres, vende la línea Bobadilla Algeciras a la Compañía de Andaluces. Los problemas económicos de esta empresa hacen que en 1936 la agonizante red andaluza es asumida por el Estado, que no la explota y la entrega a la Compañía del Oeste. Finalmente, tras la guerra civil, las líneas de "ancho normal" pasan a formar parte de Renfe en 1941. Al convertirse Algeciras en puerto de entrada de mercancías, procedentes de otros continentes con destino a Europa, la línea férrea canaliza el transporte de contenedores, aumentando los tráficos a medida que el desarrollo del transporte intermodal se extiende a un numero de países cada vez mayor. En cuanto a los trenes, el primero totalmente turístico circuló por esta línea en los años 50 y 60. El Castellano Expreso, que tres veces al mes daba la correspondencia a los trasantlánticos Independence y Constitution, los cuales hacían la travesía del Atlántico, trayendo pasajeros desde Nueva York a España, Francia y Gran Bretaña, los cuales eran llevados en cómodos coches-cama, en una noche desde Algeciras y Madrid. El expresidente de la Federación Nacional de Amigos del Ferrocarril Miguel Cano López señala que este trazado siguiendo el curso de los ríos, especialmente agosto entre las sierras de Libar y Ronda, ha condicionado en todas las épocas su desarrollo, siendo especialmente vulnerable en la época invernal, cuando el nivel de las aguas fluviales ponía en peligro la trazado la vía y la inestabilidad de las laderas, que se traducía en desprendimientos que terminaban por cortar las vías. Asimismo, el desarrollo industrial de la comarca inducido por el tráfico creciente de mercancías, procedentes en su mayoría de la Refinería de Cepsa, requirió mejoras en la línea férrea construyendo túneles artificiales o levantando empalizadas, que impidieron la incidencia del desprendimiento de tierras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios