Comarca

Las borrascas Emma y Félix elevan el nivel de los pantanos hasta el 65,1%

  • La reserva de agua de las tres presas pasa de 69,7 hectómetros cúbicos, a finales de febrero, a 114 en solo doce días

  • La situación garantiza el abastecimiento para los próximos dos años

Comentarios 1

Los temporales también tienen una vertiente positiva. El paso de las borrascas Emma y Félix a lo largo de los doce primeros días de marzo han permitido elevar el nivel de agua embalsada en el Campo de Gibraltar hasta los 114 hectómetros cúbicos, suficiente para garantizar el consumo de la comarca durante dos años. Hace apenas unos días, el pasado 28 de febrero, el agua en las presas apenas daba para un año de abastecimiento.

Así se desprende de la comparativa de datos entre el último día de febrero, víspera de la llegada de Emma, y la jornada de ayer, última jornada de la borrasca Félix. En total, los tres embalses de la comarca pueden atesorar hasta 175 hectómetros cúbicos (hm3) de agua en su conjunto repartidos entre las presas de Charco Redondo (Los Barrios), Guadarranque (Castellar) y Almodóvar (Tarifa).

El 28 de febrero, las tres instalaciones acogían en total 69,67 hectómetros cúbicos de agua, por lo que las reservas hídricas de la zona se situaban ese día en el 39,81% sobre el techo máximo (175 hm3). Ayer, ese total se había elevado hasta 114 hectómetros cúbicos, el 65,1% sobre el máximo, 25 puntos más. El consumo anual estimado de la comarca, incluyendo abastecimiento a la población, riego agrícola y uso industrial, es de 60 hectómetros cúbicos, por lo que las reservas permiten garantizar los próximos 24 meses de suministro aún en el improbable caso de que no lloviera más.

Por embalses, el que más ha mejorado su situación es el pequeño pantano del Almodóvar, que casi ha duplicado su nivel al pasar de 2,46 hm3 a 4,81, un 95% más. Actualmente está al 84,3% de llenado (5,7 hectómetros cúbicos como máximo).

Pero las lluvias se han dejado notar de forma más apreciable en Charco Redondo, la presa más visible de la zona dado que pasa junto a la autovía A-381. Antes de las borrascas estaba al 30%, con 24,96 hectómetros cúbicos. Tras Emma y Félix, ha alcanzado el 52,6% de su cota máxima, equivalente a 42,99 hm3. En porcentaje, el agua ha subido un 72% en doce días, lo que se refleja claramente sobre los soportes del viaducto de la carretera. La presa del Guadarranque, a los pies del castillo de Castellar, atesora 66,23 hectómetros cúbicos, el 75,5% de su máximo, mientras que a finales de febrero tenía 42,2 hm3 y el 48,1%. En este caso, la subida del nivel es del 56%.

Antes de la llegada de estas lluvias, la Junta de Andalucía barajaba la emisión de un decreto de sequía y medidas reguladoras del abastecimiento, principalmente para el ámbito agrícola y el uso de acuíferos. El decreto estaba pendiente de su paso por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, si bien las copiosas precipitaciones de las que se ha beneficiado toda Andalucía permitirán revisar las medidas o incluso retrasar su aplicación. En octubre, Charco Redondo estaba al 40% y su situación había empeorado hasta la llegada de los dos frentes.

La situación para las reservas hídricas mejorará, previsiblemente, a lo largo de los próximos días con la llegada de un nuevo frente: la borrasca Gisele. El temporal penetrará en la Península Ibérica por Galicia a partir de mañana, con la posibilidad de que las lluvias lleguen al Campo de Gibraltar a partir del jueves. Para esa jornada volverá a activarse la alerta amarilla por fenómenos meteorológicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios