Bebés robados en La Línea

“Nunca voy a dejar de buscar a mi hermana”

  • La linense Triana Argüez busca a su gemela, supuestamente fallecida en el parto

  • El nicho en el que fue enterrada se abrió en 2011 y no estaban sus restos

Triana Argüez, en la Plaza de la Iglesia de La Línea Triana Argüez, en la Plaza de la Iglesia de La Línea

Triana Argüez, en la Plaza de la Iglesia de La Línea / Jorge del Águila

La linense Triana Argüez, de 30 años, busca a su hermana gemela, presunto caso de bebé robado. La historia de la búsqueda comenzó hace 10 años, cuando comenzaron a coger notoriedad este tipo de sucesos, sobre todo en La Línea, donde la UDEV (Unidad de Delincuencia especializada y violenta) de la Policía Nacional tiene contabilizados 72 casos. Entonces Triana preguntó a sus padres y le dijeron que nunca habían visto el cadáver de su hermana. “Eran jóvenes y en ese momento no lo pidieron”, señala la afectada, que en ese momento tuvo una corazonada.

La madre de Triana Argüez tuvo un embarazo complicado. A los tres meses tuvo que ingresar en el hospital de La Línea por riesgo de aborto. Allí le dijeron que iba a tener un niño, pero en el momento del parto, a los seis meses, le dijeron que traía gemelas y que las dos iban a morir. “A las 10 horas del parto le dicen que una de las niñas ha muerto una y que están esperando que muera la otra. A mí me llevan a Málaga y estoy ingresada tres meses. Mi hermana supuestamente muere y la entierran. Ya cuando empiezan a salir estos casos empecé a investigar, a mover papeles y vemos un montón de irregularidades. La Policía Judicial junto con la jueza deciden abrir el nicho el 14 de junio de 2011 y allí no había nada, solo sacaron una bolsa de serrín y el cerrojo de la caja. Pero yo sabía desde antes que mi hermana no estaba ahí”, cuenta la joven.

“La Policía dijo que tenía que investigar, pero a los dos años viendo que no avanzaban fuimos a recoger las pruebas. Nos dieron muchos papeles que no se veían bien en los que decían que habían sacado pelos, una pulsera y un catéter. Pero nada de eso fue analizado y no confirma que haya estado o no en ese nicho. El día que se abrió el nicho mis padres estaban presentes y no sacaron nada. Sacaron una bolsa transparente en la que metieron serrín y el cerrojo de la caja”, recuerda Triana Argüez, que desde entonces no ha parado de buscar a su hermana.

La joven linense señala que hay “muchas irregularidades” en este caso. Una de ellas la encontraron ella y su madre a la hora de consultar el historial neonatal. “Los números estaban cambiados y el de mi hermana decía que había muerto en 1994. Quizás hubiera fallecido ella en ese año o se trata de un error informático, porque nosotras nacimos en 1988”, relata.

Al no encontrar ningún indicio de su hermana a través de estos canales oficiales, Triana busca en páginas de internet de gente de todo el mundo que busca a sus familias biológicas. “Esto no es nada fácil, podría estar en cualquier sitio. Yo sigo creyendo que está viva. Suele decirse que los gemelos tienen una conexión especial y a través de sueños creo tener conexión con ella. Nunca voy a dejar de buscar”, afirma con rotundidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios