Comarca

El gasto de las ayudas del Sepes impide ejecutar las obras de los polígonos

  • El alcalde señala que la entidad dependiente de Fomento adelanta una inversión de 3,5 millones en 2010, pero se emplea en pagos de nóminas y gastos corrientes

Tras años de espera, las obras de infraestructuras de los polígonos de Campamento y Guadarranque tendrán que seguir aguardando. El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, indicó que los proyectos aprobados con subvenciones de la Entidad Estatal del Suelo (Sepes) no se van a ejecutar puesto que la situación económica municipal no asegura los pagos. El primer edil recordó que el Sepes concedió el 50% de las ayudas en 2009 tras modificarse varias veces los proyectos. Al proyecto de Campamento se concedió 1.870.774,88 euros y al de Guadarranque 1.752.672,92. Sin embargo, Ruiz Boix aclaró que estas cantidades no se encuentran en el Ayuntamiento y fueron empleadas para el pago de nóminas y otros gastos. "Hasta que hagamos una revisión de los convenios con el Sepes o tengamos ingresos extraordinarios no nos comprometemos a realizar dichas obras, por tanto no hay previsión del inicio de los trabajos", apuntó el alcalde.

La entidad dependiente del Ministerio de Fomento tiene pendiente aún abonar el otro 50% de los trabajos tras el acuerdo llegado en 2000, en el que el Sepes se comprometía a abonar casi 6 millones de euros.

Las palabras del primer edil contrastan con las del concejal de polígonos industriales, Manuel Melero -en 2010 dentro del Gobierno del Partido Popular-, quien señaló el pasado mes de marzo que las obras comenzarían en abril, tras la Semana Santa.

Desde 2003 hasta octubre de 2010, época en la que se negociaron ambos convenios la responsabilidad en la Delegación de Urbanismo fue del portavoz de USR, José Antonio Ledesma, quien tampoco comenzó los trabajos.

Mientras, ambos polígonos adolecen de las infraestructuras necesarias para acoger cada día a los trabajadores y usuarios. El de Campamento es el que se encuentra en peores condiciones según los usuarios y empresarios de la zona. Las dos terceras partes de este polígono están ocupadas por empresas, entre las que se incluyen restaurantes y bares, así como naves industriales. Además, se trata de una arteria principal de unión entre San Roque y La Línea y es utilizada por numerosos usuarios.

Con respecto al de Guadarranque, los principales problemas se encuentran en la carretera de entrada al polígono desde la autovía, es muy estrecha para los trailer que se incorporan de la A-7. Además, resulta peligroso porque los vehículos están cargados de gasoil. Además algunas de sus calles también tienen graves problemas con el asfalto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios