Comarca

La Virgen de la Paz celebra su primer cuarto de siglo en la Villa

  • La imagen recorre las principales calles del centro para conmemorar su bendición, en 1993

La talla de Nuestra Señora de la Paz, ayer durante su desfile por las calles barreñas. La talla de Nuestra Señora de la Paz, ayer durante su desfile por las calles barreñas.

La talla de Nuestra Señora de la Paz, ayer durante su desfile por las calles barreñas. / jorge del águila

Los barreños celebraron ayer el primer cuarto de siglo de la bendición de la imagen de Nuestra Señora de la Paz, cotitular de la hermandad barreña del Medinaceli, con una procesión extraordinaria por las calles céntricas de la Villa.

A las ocho, todo estaba preparado en el interior del templo de San Isidro para permitir la salida del cortejo, en el que participaron hermanos de luz, mantillas y representantes de cofradías de la provincia de Cádiz y Málaga con la misma advocación. También formaron parte del recorrido los grupos activos de la hermandad: comisión del 25 aniversario, grupo de bordadores y el grupo joven. El acompañamiento musical corrió a cargo de la Banda de Música Santa Ana de Dos Hermanas, que hasta el año pasado estuvo tras el paso de la Esperanza de Triana de Sevilla.

Una ocasión tan destacada como la de ayer mereció varios estrenos. La cofradía lució por primera vez la bambalina frontal del palio. Se trata de un bordado en hilo de oro sobre un diseño de Adrián Adrove realizado por el grupo de bordadores de la corporación. El objetivo es cubrir todos los costados y el techo de palio. También desfiló con un broche dorado que han sufragado hermanos y miembros del grupo joven. Lucía Pérez y Miguel Ángel Delgado vistieron la talla.

Numerosas personas se citaron junto a la puerta lateral de San Isidro para ver los primeros metros del cortejo, que pasó por calles como Mayor, Sol, Palma, Plata o el Paseo de la Constitución, al igual que en los desfiles del Miércoles Santo.

La salida extraordinaria forma parte del programa de actos que la hermandad programó para el festejo del cuarto de siglo de reconocimiento a su talla, adquirida en 1993 por el entonces hermano mayor, José Domínguez, en el taller de José Manuel Miñarro en Sevilla. La imagen fue una donación del popular matrimonio algecireño, Francisco Ocaña y Amalia Pérez. Ocaña era cliente de Domínguez, letrado de profesión, quien no cobraba sus emolumentos a Francisco. El algecireño le encargó al jurista la resolución de una causa legal y, harto de su excesiva bondad, le prometió a cambio el agasajo de una imagen de Virgen para la cofradía del Medinaceli de Los Barrios. María Santísima de la Paz fue bendecida el 3 de abril de 1993 por el sacerdote Dámaso Piña.

Las celebraciones conmemorativas comenzaron en de diciembre del pasado año con la presentación del cartel del aniversario y acabarán el próximo 2 de diciembre, justo un año después, con una misa de acción de gracias en la parroquia de San Isidro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios