Comarca

Unidad por La Línea

  • "Necesita el apoyo de todas las administraciones"

Droga aprehendida en una de las últimas operaciones contra el narcotráfico en La Línea. Droga aprehendida en una de las últimas operaciones contra el narcotráfico en La Línea.

Droga aprehendida en una de las últimas operaciones contra el narcotráfico en La Línea. / e.s.

Durante mis años de responsabilidad pública he viajado en innumerables ocasiones a La Línea, una ciudad querida y emblemática de la provincia de Cádiz y de Andalucía que encara importantes retos y desafíos condicionados, en buena medida, por su situación históricamente geoestratégica.

La Línea es puerta del Mediterráneo a través del Estrecho; puerta de Europa para el continente africano, y por tanto objetivo a alcanzar por las mafias que trafican con droga y vidas humanas; y linda con una colonia británica que ahora se ve sometida a las consecuencias e incertidumbres del Brexit, lo que evidentemente también nos afecta.

Partiendo de este contexto, no le restamos preocupación, ni importancia, ni horas de dedicación y trabajo, a la situación que atraviesa la localidad como consecuencia de la creciente actividad de las mafias del narcotráfico y el contrabando en su término municipal.

Los 500 detenidos, 490 vehículos decomisados y más de 70 toneladas de hachís incautadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Vigilancia Aduanera en la zona en un solo año dan idea del volumen que alcanza el negocio de los narcos, con todas sus implicaciones económicas, pero también de la efectividad y de los éxitos obtenidos en el combate que libran Guardia Civil, Policía Nacional y AEAT -esta misma semana han aprehendido 2,2 toneladas de hachís en una operación conjunta- en su lucha de cada día contra las bandas criminales.

Policías nacionales, guardias civiles, técnicos de la Agencia Tributaria y policías locales, trabajando codo con codo y en coordinación, se merecen todo nuestro reconocimiento, porque desempeñan una labor muy arriesgada, muy dura, en defensa de la seguridad, la convivencia y el imperio de la ley.

Para el desarrollo de su difícil tarea no les falta, ni les va a faltar, el apoyo del Gobierno de España, del Ministerio del Interior y de la Delegación del Gobierno en Andalucía. Y por ello estamos trabajando en un plan de actuación que incluye medidas, equipos y refuerzos para optimizar los resultados de la batalla contra los narcos, tanto a efectos de operatividad como de investigación, prevención y rastreo del blanqueo de capitales.

Ya se han tomado medidas de alcance, como la instalación de la barrera del río Guadarranque, que evita el acceso de las lanchas rápidas desde el mar hasta los narcoembarcaderos, y de cuya efectividad dan buena muestra los esporádicos intentos de sabotaje que se vienen produciendo, o como el refuerzo de 150 efectivos decidido en verano, que permitió el desarrollo de importantes actuaciones.

Y se van a dotar los medios que sean necesarios, que a nadie le quepa duda, para que los vecinos de La Línea y del Campo de Gibraltar se sientan seguros y sientan el calor y el apoyo de las administraciones públicas, desde luego el apoyo del Estado, con todas las herramientas y posibilidades a nuestro alcance.

Pero quien piense que la solución a los problemas de la Línea es solo policial se equivoca. Todos los refuerzos policiales serán siempre insuficientes si no vienen acompañados de políticas integrales que favorezcan la formación, el empleo, la vivienda y el bienestar de sus habitantes.

Por eso he propuesto la creación de un grupo de trabajo integrado por representantes de todas las administraciones que se sume a la Mesa Técnica de Seguridad que viene funcionando con buenos resultados. Un grupo en el que todos se sientan representados y desde el que se aborden las necesidades de la localidad desde una amplia gama de aspectos.

Junto a los refuerzos y planes policiales, La Línea necesita la colaboración y el apoyo de todas las administraciones, actuando cada cual en el ámbito de sus respectivas competencias y de forma coordinada.

Por eso hago un llamamiento a la unidad. Que se deje la seguridad al margen de la batalla política, que no se utilice para la confrontación ni nadie intente obtener réditos electorales del problema del narcotráfico.

Los habitantes de La Línea se merecen soluciones integrales, y no que se les use como arma arrojadiza. Quieren paz, progreso y un futuro para sus hijos y desde el Gobierno de España tendemos la mano para que, entre todos, ayudemos a hacer realidad este objetivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios