Medio Ambiente

Tarifa, rumbo a la movilidad sostenible

  • Una ordenanza limitará el acceso a la Calzada de Sancho IV el Bravo para fomentar su peatonalización

  • El despliegue del carril bici en el casco urbano, entre los proyectos previstos

La calzada adoquinada de Sancho IV el Bravo, donde el Ayuntamiento prevé limitar el tráfico con una nueva ordenanza. La calzada adoquinada de Sancho IV el Bravo, donde el Ayuntamiento prevé limitar el tráfico con una nueva ordenanza.

La calzada adoquinada de Sancho IV el Bravo, donde el Ayuntamiento prevé limitar el tráfico con una nueva ordenanza. / Erasmo Fenoy

Comentarios 3

El Ayuntamiento de Tarifa tiene en marcha tres líneas de trabajo para mejorar la movilidad y reducir el impacto del tráfico en el municipio con los que busca contribuir al cumplimiento de uno de los objetivos de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, el que abarca el impulso de ciudades y comunidades medioambientalmente sostenibles dentro del tratado internacional suscrito por la mayoría de los países a escala global en 2015.

“No tenemos la solución para los atascos del verano en la Nacional 340, pero como Ayuntamiento podemos hacer ciertas cosas para mejorar la movilidad en el día a día”, reconoce el alcalde tarifeño, Francisco Ruiz, quien se ha marcado como retos fomentar la bicicleta más allá del uso recreativo y turístico así como limitar el trasiego de coches por las calles céntricas a sólo los residentes, reparto y servicios de emergencia.

La Calzada de Sancho IV el Bravo está en el punto de mira de la primera experiencia firme para peatonalizar el centro más allá de la clausura que se efectúa en verano o durante fiestas y eventos. Esta iniciativa se pretende poner en marcha a través de una ordenanza para regular el acceso a este céntrico enclave. “Estamos trabajando en una ordenanza que pretendemos sacar a aprobación inicial antes de final de año o a principios de 2019 para regular a los residentes, la entrada de servicios de abastecimiento y de emergencias. Queremos que sea un proceso participativo y en el que habrá que dar muchas explicaciones porque la gente se quejará. El casco histórico de Tarifa es Bien de Interés Cultural y es también una obligación tratar de protegerlo y limitar el tráfico”, reconoce el primer edil tarifeño.

Pero la aspiración del cierre al tráfico de la céntrica calzada va más allá. El Ayuntamiento de Tarifa ha solicitado 1,2 millones de euros del programa Ciudad Amable de la Iniciativa Territorial Integrada (ITI) para reformar el tramo que va desde el Castillo de Guzmán hasta la iglesia de San Mateo. “El proyecto contempla un único carril central para vehículos residentes y emergencias, sin aparcamiento lateral. Estamos a la espera de la resolución”, apunta Ruiz. “Con el dinero o sin él, la ordenanza de circulación para el casco histórico se va a plantear”, destaca.

Ruiz detalló estas medidas en el reciente Encuentro de Investigadores Campus Tecnológico de Algeciras, donde defendió un modelo alternativo al coche. Ir a trabajar o a clase en bicicleta es otra de las líneas de actuación que el Consistorio trata de impulsar a través del carril bici urbano. El año pasado se pusieron en marcha los primeros cuatro kilómetros de recorrido circular que parten de la estación de autobuses, baja hacia la zona de la piscina continuando de forma paralela al paseo marítimo, bordea el campo de fútbol, sale a la zona donde se instala la feria y desde ahí conecta con Batalla del Salado por la rotonda para regresar de nuevo a la estación.

El alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz, junto al mapa de la Ruta del Estrecho que construirá la Junta. El alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz, junto al mapa de la Ruta del Estrecho que construirá la Junta.

El alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz, junto al mapa de la Ruta del Estrecho que construirá la Junta. / Jorge del Águila

“Será el corazón de otra distribución futura que estamos proyectando por medio millón de euros para llevar el carril bici hasta la zona centro y hacer otro ramal hasta la zona del río Jara. Ya hemos instalado 74 aparcabicis en la Alameda y en los edificios municipales. La idea es que los nuevos tramos conecten los centros educativos y que la estación de autobús, por donde pasa el carril circular, sea la zona de transferencia. Queremos que la bicicleta sea un elemento que se utilice cotidianamente más allá del uso turístico y recreativo que tiene actualmente”, especifica Ruiz.

A este proyecto se sumará otro presentado recientemente: la llamada ruta del Estrecho en el que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, a través de fondos europeos de ITI, invertirá alrededor de tres millones de euros para habilitar 25,4 kilómetros de recorrido desde el núcleo urbano (río Jara) hasta Atlanterra. Discurrirá paralelo a la costa y la planificación sitúa su puesta en funcionamiento para el año 2020. “Puede servir para que los turistas se olviden del coche. El turismo que viene a Tarifa es muy activo, gente acostumbrada y que demanda hacer deporte. Con esta ruta podrían desplazarse todas sus vacaciones sin utilizar el vehículo, incluso a pie”, reflexiona el alcalde, consciente de que la solución para la N-340 no depende de la entidad municipal.

El Consistorio sumará a su flota coches eléctricos o híbridos de manera preferente

Por último, la flota municipal de vehículos de Tarifa incorporará próximamente su primer coche eléctrico y otro híbrido. “Hemos recibido una subvención para comprar un coche eléctrico para la Policía Local e instalar un punto de recarga. El coche híbrido se utilizará para recorridos algo más largos, donde la autonomía del otro aún no llega, dado que tenemos un término municipal muy grande y con cierta dispersión”, destaca Ruiz. A partir de ahora, la compra de vehículos eléctricos o híbridos será preferente respecto de los de motor térmico. “Y tenemos también una unidad de Policía con bicicleta. Son pequeños gestos que podemos aportar para hacer de Tarifa un lugar más agradable”, concluye el alcalde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios