Comarca

Tarba Energía retoma el proyecto para buscar gas en los montes de Tarifa

  • La compañía insiste en que utilizará medios tradicionales para las prospecciones y posible explotación en el futuro

  • El fracking, totalmente descartado por razones geológicas y económicas

Carlos Venturini y Julio Crespo exponen el proyecto de prospecciones de gas en Tarifa Carlos Venturini y Julio Crespo exponen el proyecto de prospecciones de gas en Tarifa

Carlos Venturini y Julio Crespo exponen el proyecto de prospecciones de gas en Tarifa

La compañía Tarba Energía retomará en los próximos meses un proyecto para sondear varios montes de Tarifa, entre Tahivilla y Atlanterra, para buscar bolsas de gas en el subsuelo. Se trata del denominado como proyecto Tesorillo, que posee una concesión estatal para la realización de prospecciones en varias fincas privadas del municipio.

El director del proyecto, Carlos Venturini, y el director jurídico de Tarba, Julio Crespo, han explicado esta mañana las bases de la iniciativa que se encuentra en una fase inicial. Venturini ha apuntado que unos sondeos de 1956 ya avanzaron la posibilidad de encontrar gas en Tarifa, si bien las técnicas de extracción existentes entonces lo hacían inviable. Ahora, tras la construcción del gasoducto en 1996 que pasa por Tarifa, la empresa pretende reeditar los sondeos de hace 62 años y valorar, a resultas de los mismos, si hay posibilidades de explotación comercial. “No sabemos lo que nos vamos a encontrar. Hay estimaciones que incluso hablan de gas suficiente como para el consumo de España en un año, pero no hay certeza”, ha destacado Venturini.

La actuación que Tarba pretende acometer se encuentra en una primera fase, que comprende la elaboración de estudios geológicos, medioambientales e investigaciones magnetotelúricas que llevarían, según la empresa, entre tres y cuatro meses y tienen amparo en la concesión del Ministerio de Energía y Transición Ecológica. Venturini estimó que esta primera fase podría estar concluida a finales de año.

Una vez concluida esa fase, la empresa tendría que solicitar los sondeos al Ministerio, elaborar sendas pruebas (una de ratificación) y, tras ello, una tercera fase para analizar la viabilidad comercial de la posible explotación. Se trata de un proceso que puede abarcar desde meses a años. “Es cuestión de ir avanzando en trámites y una propuesta concreta”, destacó el director del proyecto.

Los trabajos de estudios técnicos serán “discretos” con apenas una decena de personas, si bien los sondeos posteriores, nunca antes de 2019, requerirían de una movilización de personal y recursos del orden de los cinco millones de euros.

La compañía ha aclarado que, en caso de hallar gas en cantidad suficiente como para su extracción, nunca utilizará técnicas agresivas como el fracking (fractura hidráulica). Primero, ha apuntado Venturini, porque el terreno no lo requiere puesto que la composición del suelo es, mayoritariamente, de arenisca. Segundo, por razones ambientales y tercero porque las técnicas convencionales aplicables son mucho más económicas y sostenibles.

La empresa, un consorcio formado por una compañía inglesa y otra australiana, apuntó que entre noviembre de 2017 y enero de este año encontró sendos yacimientos de gas en Rumanía e Italia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios