Comarca

Profesionales del nuevo Hospital de La Línea insisten en que el centro sufre cortes de luz

Los profesionales sanitarios del nuevo Hospital de La Línea reiteraron ayer sus quejas por el mal funcionamiento de diversos equipamientos e instalaciones del centro, abierto al público en su totalidad desde el pasado 23 de junio. La principal, según varios perjudicados en contacto con este periódico, radica en las interrupciones del suministro eléctrico que, apuntaron, provoca entre otros perjuicios el deterioro de medicamentos refrigerados cuyas dosis superan en casos muy específicos los 300 euros de coste. Los trabajadores también apuntan a que servicios como la lanzadera -un tubo similar al usado en los supermercados para enviar dinero- para muestras no está en funcionamiento ni tampoco el sistema para mover las cámaras de seguridad, que apuntan a zonas fijas.

Desde la delegación territorial de Salud reconocieron que el centro ha sufrido interrupciones del suministro eléctrico, aunque negaron que fueran excesivamente largas. La administración andaluza resaltó que todo el traslado al nuevo centro se ha efectuado teniendo en cuenta, por encima de cualquier otro criterio, la seguridad del paciente.

En cuanto al sistema de lanzaderas, el SAS apuntó que estará operativo a lo largo de la próxima semana junto con el sistema de cámaras de vigilancia.

La administración sanitaria recalcó que el traslado a un centro de gran tamaño y alta tecnología como el de La Línea, aún con una planificación exhaustiva realizada desde hacía meses, requiere de un periodo de adaptación. En este sentido, agradecieron a los pacientes su comprensión ante las posibles molestias como consecuencia de estos ajustes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios