Comarca

Prisión provisional y sin fianza para el yihadista de Algeciras

  • El detenido en Vitoria adoctrinaba con la intención de realizar un ataque terrorista en suelo europeo, concretamente en España

Policías durante el registro en la avenida Virgen del Carmen. Policías durante el registro en la avenida Virgen del Carmen.

Policías durante el registro en la avenida Virgen del Carmen. / Erasmo Fenoy

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz acordó ayer la prisión provisional comunicada y sin fianza de Anis M. R., detenido el pasado martes en Vitoria, por comprometerse a financiar un atentado en España que planeó junto con otro yihadista, Ismael A., detenido en Marruecos en octubre del pasado año.

Según el auto dado a conocer por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, el yihadista de Algeciras conoció a Ismael en Marruecos y se ofreció a prestar el apoyo logístico y económico necesario para la consecución de un ataque terrorista en suelo europeo, concretamente en España.

Anis M.R. se comprometió, en particular, a proveer a su compañero "de la financiación necesaria para los preparativos en España, así como de un vehículo y armas blancas para su perpetración", según indica el auto.

El detenido pertenecía a círculos radicales de ideología yihadista en Algeciras, donde residía habitualmente.

Los investigadores, a los que se suma el juez en su resolución, constataron que había experimentado "un drástico cambio en sus hábitos de vida y en sus manifestaciones, que se escoraron hacia postulados salafistas extremistas, llegando incluso a defender en las redes sociales acciones violentas perpetradas por organizaciones terroristas, especialmente Daesh".

Anis M. R. utilizó las redes sociales y las aplicaciones de mensajería móvil para contactar con otros individuos "afectos a los mismos propósitos", según detalla el juez, "erigiéndose en esos círculos como figura preeminente y con capacidad para justificar y publicitar los postulados y acciones violentas perpetradas por organizaciones terroristas, particularmente Daesh".

La investigación policial y judicial realizada en Marruecos contra Ismael A. fue el que evidenció que ese activismo "no es meramente intelectual, sino que encuentra su reflejo en manifestaciones y acciones externas concretas hasta el punto de adoptar un rol protagonista en la planificación de un atentado en España", frustrado a raíz de la detención del primero el pasado 24 de octubre.

Los yihadistas se conocieron en un viaje a Castillejos, refleja el auto, y celebraron posteriormente otros encuentros, como reflejan las fotos halladas en el móvil del detenido. En las reuniones, Anis M. R. ejerce "de forma consciente y directa una labor radicalizadora y adoctrinadora sobre Ismael A.", quien se decidió a perpetrar un ataque terrorista en Europa.

El juez detalla que tenía gran dominio sobre el plan terrorista, como demuestra el hecho de ser puntualmente informado de cada avance del mismo hasta la frustración del plan el pasado octubre, lo que le llevó a tomar medidas de seguridad.

A partir de la detención de Ismael, el yihadista de Algeciras adoptó medidas de seguridad tales como interrumpir sus comunicaciones en redes sociales y cambiar constantemente de terminal telefónico.

Para el magistrado de la Audiencia Nacional, estas medidas causaron "notables dificultades para la investigación", a lo que hay que sumar la gran movilidad del detenido por todo el territorio español y la provisionalidad de su residencia, "destacándose la combinación entre su domicilio familiar y los locales en los que trabaja y pernocta". Los investigadores mantuvieron sobre el residente en Algeciras un constante control y monitorización, que ha incluido seguimientos, intervención de sus comunicaciones y conocimiento de los contactos que mantenía. También se detectó una conversación en la que Anis M. R. manifestaba su intención de sumarse a las filas del Daesh.

Los seguimientos revelaron otras posibles actividades ilícitas realizadas por el yihadista con la finalidad de financiarse, como es su dedicación habitual a la compraventa irregular de teléfonos móviles y tarjetas SIM, así como su involucración en tareas de falsificación de documentos, estafas o receptaciones de material robado y, ocasionalmente, tráfico de estupefacientes.

Pedraz acuerda el ingreso en prisión del yihadista al tener en cuenta la gravedad del delito que se le atribuye y ante el riesgo de fuga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios