Comarca

Preparados contra el terror

  • La Policía Local de Los Barrios imparte un curso a 30 agentes para atajar las amenazas del yihadismo

  • La prevención, un factor clave

Un peatón cae malherido atacado por un hombre que cubre su rostro con un pasamontañas y empuña un machete en una de sus manos. En apenas unos segundos, cinco policías se abalanzan sobre el agresor como si fueran un ariete y le inmovilizan. Cuatro se hacen cargo de cada una de las extremidades mientras que el primero de los agentes, pertrechado con un escudo de protección, le bloquea el rostro y el torso hasta reducirlo y tumbarlo sobre el suelo.

La escena ocurre en el interior de la plaza de toros de Los Barrios y forma parte de un simulacro de atentado yihadista dentro del curso de Introducción policial al terrorismo islámico del que se han beneficiado una treintena de agentes municipales de la localidad así como de San Roque, Algeciras, Ronda (Málaga) y Los Palacios (Sevilla).

Las clases prácticas incluyen conceptos como detenciones o la evacuación de recintos

El curso ha sido impartido en los últimos días por agentes del Grupo Operativo de Apoyo y Prevención (GOAP) de la Policía Local de Los Barrios y coordinado por Daniel Rodríguez, uno de los integrantes de esta unidad especial de la policía barreña que ha puesto a disposición de sus compañeros parte de sus amplios conocimientos en la materia para hacer frente a la principal amenaza para la seguridad de la sociedad: el terrorismo yihadista.

Rodríguez, natural de Ceuta y curtido en actuaciones policiales en zonas como el barrio de El Príncipe, es especialista en terrorismo, artefactos explosivos y autoprotección por la Corporación Euro-Americana de Seguridad Ceas-Internacional y también es especialista universitario en el análisis del terrorismo yihadista por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y máster en Fenomenología Terrorista, lo que abarca prácticas como el bioterrorismo, prevención epidemiológica, ciberterrorismo o amenazas químicas.

Rodríguez presentó el proyecto a la Jefatura de la Policía Local de Los Barrios como complemento a otro impartido recientemente sobre control de masas y destaca que ha contado con una buena acogida entre los compañeros por ser una materia vital en la que hay importantes lagunas formativas. "Policialmente hablando, conocer a qué nos enfrentamos es el primer paso para luchar contra ese problema. Es decir, saber un conjunto de circunstancias que ayuden a reconocer la amenaza", explica Rodríguez.

Para los GOAP, la prevención y la formación son aspectos básicos de la intervención policial que contribuyen al éxito en las intervenciones reales e incluso evitan que se produzcan o que, llegado el caso, las consecuencias sean mínimas.

Sobre la amenaza terrorista, los agentes han aprendido nociones del islamismo radical y la estructura de grupos como Al qaeda o Daesh así como el proceso de radicalización para que pueda ser detectado. La figura de los llamados "lobos solitarios" (radicales que actúan sin el apoyo de células terroristas más amplias, más difíciles de detectar) y el análisis de los atentados de Barcelona y Cambrils han sido, entre otras, materias del curso junto con los métodos empleados por los terroristas para atacar a la población. "Nos encontramos en el nivel 4 de alerta antiterrorista con medidas reforzadas. Y entre esas medidas, tal y como se refleja en el Plan de Prevención y Protección antiterrorista, debe existir una mayor implicación de las policías locales como policías de proximidad. Gracias a esa proximidad ciudadana, pueden tener acceso a una información privilegiada que ayude, por ejemplo, a detectar procesos de radicalización. Se hace necesario aumentar los lazos de colaboración y cooperación de la Policía Local con el resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", reseña el agente.

Sus compañeros pasan la mañana simulando actuaciones entre cortinas de humo, parapetados tras vehículos o analizando un recinto público como la plaza de toros para facilitar la evacuación más eficiente en caso de atentado. "En términos de emergencias, tenemos que llegar al lugar de los hechos y actuar como hemos pensado. Y no llegar y ponerse a pensar cómo actuar. Ganamos tiempo y, en una emergencia, el tiempo salva vidas", defiende Rodríguez. "Todo el mundo tiene que tener claro lo que tiene que hacer para poner orden en el desorden, hacer lo común en situaciones fuera de lo común. En definitiva, gestionar el caos", agrega el policía.

Con la llegada de las fiestas navideñas y la presencia masiva de personas en las calles, o en partidos de fútbol o conciertos, los policías aprenden la importancia de actuar antes, durante y después del evento con pautas como el control de accesos, protección de zonas sensibles o identificaciones y registro de posibles sospechosos. "Contra el terrorismo, ninguna medida es suficiente", reflexiona el tutor del curso ante medidas como el uso de camiones de gran tonelaje cruzados en vías peatonales como parapeto o el uso de bolardos y jardineras. Los ojos de estos agentes, ahora educados contra la amenaza invisible, velan ya por la seguridad de todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios