Comarca

Parques considera muy exitosa la prueba piloto de riego subterráneo

  • El sistema, de patente israelí, reduce el consumo de siete litros por metro cuadrado de césped a sólo tres. Cuatro jardines tienen esta instalación desde hace dos años

Comentarios 1

Dos años bajo tierra. La concejalía de Parques y Jardines considera exitosa la experiencia piloto de instalación de un sistema de riego subterráneo de patente israelí puesta en práctica en mayo de 2007 en cuatro zonas verdes de la localidad. Con esta tecnología, el consumo de agua por metro cuadrado de césped en verano pasa de 7 litros diarios a sólo 3, más de un 50% de ahorro frente al riego en superficie.

El sistema, según el técnico de la concejalía Emilio Maestre, no ha dado problemas en ninguno de sus puntos de instalación en el tiempo transcurrido desde su puesta en marcha, si bien la concejalía esperará, al menos, un año más para decidir si lo hace extensivo a otros puntos del municipio. "Una de sus principales ventajas es la ausencia de vandalismo y robo de tuberías, puesto que están ocultas. También es económico desde el punto de vista del consumo de agua y gestión, si bien el precio de instalación es más elevado que los medios tradicionales", destaca el técnico.

El riego israelí, instalado por la empresa Hemo en mayo de 2007 con una inversión cuantificada en su día en 50.000 euros, es capaz de decidir por sí mismo cuánta agua necesita el jardín y la suministra automáticamente. No se ven aspersores en la superficie ni regueros de agua sobrante por las aceras. Además, a través de las tuberías se pueden suministrar todos los productos fitosanitarios para el correcto mantenimiento. Tampoco se atascan, según sus creadores, ya que las tuberías son incluso capaces de repeler por sí mismas que las raíces se enreden. "Este es el punto que más queremos vigilar. Vamos a dar un plazo más de tiempo para levantar luego parte del tendido y comprobar que, efectivamente, las raíces no perjudican los tubos", apostilla Maestre.

Las cuatro zonas que ya se benefician de este sistema, pionero en zonas ajardinadas públicas del Campo de Gibraltar, son los jardines situados tras el colegio Luis Lamadrid, la barriada Nuestra Señora de Fátima, la conocida como Plaza del Pozo (calle Luis Vives) y los de la calle Vega Maldonado junto al edificio municipal Maestro Quico. Estas cuatro superficies fueron elegidas por ser una muestra representativa de las tipologías de vegetación existentes en la Villa. Suponen, en total, 130 metros cuadrados. El sistema de tuberías flexible se instala siguiendo un patrón paralelo. Los puntos de goteo están situados de forma equidistante cada 30 centímetros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios