Comarca

El Parlamento respalda pedir al Gobierno ayudas para los voraceros

  • El PSOE defiende la necesidad de un plan de acompañamiento para las 300 familias andaluzas ante la reducción de capturas

El Parlamento de Andalucía aprobó ayer por unanimidad en la Comisión de Agricultura y Pesca una iniciativa del PSOE que reclama más apoyo por parte del Gobierno a la flota pesquera andaluza que desarrolla su actividad en la pesquería del voraz en el Estrecho de Gibraltar. La proposición no de ley aprobada pide que se pongan en marcha medidas para paliar las pérdidas económicas de la flota voracera andaluza, como consecuencia de la interferencia de la actividad de otros países en aguas del Estrecho, no sujetos a las mismas medidas de gestión.

La parlamentaria socialista Rocío Arrabal defendió que "la viabilidad de la flota pesquera del voraz requiere el compromiso de todos" y en este sentido, saludó "la unanimidad recibida en la comisión de agricultura y pesca y esperamos que el Gobierno central ponga a su disposición ayudas económicas que ayuden a superar los momentos críticos que atraviesa la pesquería del voraz en el Estrecho de Gibraltar".

"Es momento de actuar como está haciendo el Gobierno de la Junta actualmente", demandó la diputada que señaló que "el Ejecutivo andaluz está realizando un estudio con el Instituto Oceanográfico para demostrar la Alta Supervivencia del voraz, con la finalidad de poder devolver al mar aquellos peces que no lleguen a los 33 centímetros, sin necesidad de tener que sacrificarlos ante la imposibilidad de que entren en el mercado". Arrabal sostuvo que "una vez finalizado este estudio y demostrada la Alta Supervivencia según la Comisión Europea se podrán devolver al mar".

"Hay alternativas y esperanza, no podemos resignarnos ante la afirmación de que la flota del voraz será la primera en desaparecer por falta de rentabilidad, estamos hablando de 300 familias que viven de esta pesca artesanal", abundó, al tiempo que insistió en ver injusto que "la flota voracera del Estrecho y las familias que dependen de esta pesquería carguen con las consecuencias que producen las interferencias de países terceros en las posibilidades de pesca del voraz, y que conllevan al deterioro de la situación social y económica de los pescadores que se dedican a la captura del voraz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios