Comarca

El PP acusa al PSOE de promover un 'catastrazo' a partir de 2011

  • Aseguran que la bonificación para 2010 busca evitar la subida y posibles perjuicios electorales en las municipales

Comentarios 1

El Partido Popular definió ayer como "catastrazo diferido" el acuerdo plenario adoptado el pasado martes en la localidad. El equipo de gobierno justificó la revisión del Catastro en la necesidad de incluir 1.500 viviendas que actualmente se encuentran fuera del padrón del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

Desde el principal partido de la oposición consideran que la revisión "no es más que una argucia que pretende mentir a los ciudadanos para que no se encuentren la verdadera subida del IBI hasta el otoño del 2011, una vez pasadas las elecciones locales y por tanto superada la posible incidencia electoral de la tremenda subida que se espera para este impuesto", señalaron. El PP votó en contra de la medida y para quien mediante la misma el "PSOE pretende engañar a los contribuyentes tarifeños negando la subida, cuando lo que hace es diferirla para que no le salpique electoralmente, pero aprobándola para que sea efectiva una vez pasadas la elecciones, en lo que es una clara trampa, un engaño que pretende reírse de los ciudadanos, para que los voten y después se encuentren con la subida de los impuestos".

El Partido Popular señala que el mecanismo elegido para salvar el "escollo electoral" es el de una bonificación para el año 2010 que sería igual a la subida del impuesto, de manera que al año siguiente, desaparecida la bonificación el impuesto entre en vigor "con toda su crudeza". Así mismo, este grupo destaca que la revisión sólo contempla bonificaciones a las viviendas donde están empadronados los contribuyentes. Las personas que posean más de un inmueble no podrán tener la bonificación, según el PP, más que en el que viven y no en el resto. "Esta arbitrariedad va a provocar que paguen ya la subida en 2010 no sólo los que tengan muchas propiedades, sino muchas familias que viven fuera por cuestiones laborales y que mantienen la casa de Tarifa para las vacaciones, además muchas familias residentes en la campiña que tienen alguna casa en la ciudad", detallan. En ese caso la bonificación sólo se le aplicará a un inmueble, por lo que pagarían la subida el año que viene. Además, todos los locales de negocio, no podrán por definición ser objeto de esta bonificación, ya que no son residencia habitual de sus propietarios y por tanto es un impuesto que "va a agravar la mala situación del comercio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios