tribuna

Nervioso cuento los días

  • Los momentos que se vivirán el sábado difícilmente se olvidarán

El Gran Poder de La Línea de la Concepción. El Gran Poder de La Línea de la Concepción.

El Gran Poder de La Línea de la Concepción. / e. s.

Nervioso cuento los días que faltan. Nervioso porque una hermandad de las nuestras va a participar en el Vía Crucis Diocesano que se va a celebrar en Cádiz el próximo 7 de Julio con motivo del 750 aniversario del traslado de la sede Episcopal de Medina Sidonia a Cádiz.

Nervioso como presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de La Línea porque es un orgullo y a la vez una responsabilidad muy grande poder representar a nuestra ciudad, a nuestro mundo cofrade en tan importante evento.

Como cofrade, qué os puedo decir, nervioso mucho y a la vez exultante por poder participar de dicha efeméride.

Pero… ¿Por qué me pongo nervioso, si esta será mi segunda vez en participar en un Vía Crucis Diocesano? Sí, mi segunda, ya que en el 2011 tuve la suerte de poder hacerlo con mi Hermandad del Cautivo, pero tengo que reconocer que cada ocasión es diferente y en ambas se marcaron y se marcarán para siempre momentos imborrables e inexplicables que para un cristiano y cofrade serán difíciles de olvidar.

Los cofrades saben que esos nervios siempre están ahí. Los cofrades saben que el deseo de que todo salga bien, que todo sea como se imagina uno y que podamos vivir con fe esos momentos hacen que afloren esos nervios de los que hablo. Porque el día que esos nervios no aparezcan será señal de que estos sentimientos no son los mismos.

Como presidente me siento orgulloso de que la imagen Titular de la querida Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima Reina de los Ángeles procesione por las calles de la ciudad de Cádiz. Con todo lo que ello conlleva: reuniones, planificaciones o preparaciones. Quisiera desde estas líneas darle mi más sincera enhorabuena a la Junta de Gobierno y a todos los hermanos de esta bendita corporación por hacer posible esta realidad.

Como cofrade siento envidia sana de todos y cada uno de los hermanos que van a participar en este acto, y digo de todos y cada uno porque os puedo asegurar que los momentos que van a vivir en la Tacita de Plata, difícilmente lo olvidarán. Momentos que van a vivir en una acera esperando el paso de la Cofradía, soportando el calor de un cirio en una fila llena de fe, portando una vara, acariciando un llamador, buscando la luz necesaria para plasmar una instantánea, poniéndole melodía en forma de marcha o soportando en el costal el peso de la trabajadera, pero en definitiva momentos que van a entrar en el corazón de todos los cofrades linenses y que se grabarán en nuestra memoria para el resto de nuestra vida.

Y como cristiano, pues también nervioso y expectante por contemplar la zancada majestuosa del señor del Gran Poder pisando fuerte por el camino que debemos seguir para llegar al Padre.

Como cristianos debemos darle gracias a Dios por darnos la oportunidad de rezar junto a su Hijo Jesucristo para poder acercar más aún su Gran Poder a cuantos necesitan de su Misericordia. Y como cristiano pedirle a su Bendita Madre, María en la advocación de Reina de los Ángeles, que interceda por todos y cada uno de nosotros, por los miembros de la Junta de Gobierno de esta Hermandad, sus hermanos, los cofrades linenses y los linenses en general para que sigamos los pasos majestuosos de Nuestro Señor no solo por las calles de Cádiz sino por todas las calles de nuestra vida.

Que el Gran Poder de Cristo esté con todos nosotros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios