Comarca

La Junta desbloqueará el distrito equino con la reforma de la LOUA

  • Los cambios darán flexibilidad para edificar en suelos rústicos, lo que casa con el proyecto para el Valle del Guadiaro

Juan Casanova, Juan Carlos Ruiz Boix, Fran Gómez y Joaquín Blanco, ayer en el Santa María Polo Club. Juan Casanova, Juan Carlos Ruiz Boix, Fran Gómez y Joaquín Blanco, ayer en el Santa María Polo Club.

Juan Casanova, Juan Carlos Ruiz Boix, Fran Gómez y Joaquín Blanco, ayer en el Santa María Polo Club. / jorge del águila

El Gobierno de la Junta de Andalucía planteará antes de que acabe el año una reforma parcial de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) con el objetivo de flexibilizar los usos de los suelos rústicos no urbanizables para determinadas actividades económicas. De cristalizar esta propuesta legislativa, los cambios permitirán desbloquear -entre otras iniciativas en la región- el proyecto del distrito equino para el Valle del Guadiaro.

Así lo aseguró ayer el alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, durante una jornada informativa sobre el distrito equino celebrada en el pabellón de Los Pinos del Santa María Polo Club, organizada por la propia fundación con la colaboración del Ayuntamiento de San Roque y patrocinada por la Junta de Andalucía.

La iniciativa se basa en centros de hasta 30 hectáreas con casa club, cuadras y boxes1.700Millones de euros. Inversión prevista en diez años con un objetivo de hasta 3.000 empleos

El alcalde socialista explicó que el Consejo de Gobierno prevé aprobar antes de que acabe el año el proyecto de la reforma legislativa para que inicie a continuación su tramitación ante el Parlamento de Andalucía, donde se contaría -dijo- con el apoyo inicial de los grupos parlamentarios de PSOE, PP e Izquierda Unida. En términos generales, la reforma parcial de la LOUA pretende permitir excepciones, cierta flexibilidad, a la hora de construir en suelos rústicos infraestructuras que casan con la filosofía prevista en el modelo de desarrollo del distrito equino, basado en equipamientos turísticos y residenciales de baja densidad, hoteles e infraestructura de uso deportivo.

Una vez aprobada la reforma, para lo que sería necesario en torno a un año siguiendo la tramitación ordinaria, habría que adecuar los planes generales de los ayuntamientos de San Roque, Jimena y Castellar de la Frontera. Ruiz Boix hizo este anuncio acompañado por el vicepresidente y gerente del Santa María Polo Club, Joaquín Blanco, así como por los alcaldes de los otros dos municipios implicados, Fran Gómez y Juan Casanova, ambos de Izquierda Unida y a los que pidió trabajar en una tarea política común para hacer realidad un proyecto que, calculó Ruiz Boix, podría empezar a materializarse en unos cuatro o cinco años.

La jornada contó con la presencia de autoridades y técnicos que explicaron en tres ponencias las posibilidades que ofrece el mundo del caballo para generar riqueza en el Campo de Gibraltar. El grupo de trabajo que promueve la creación de este distrito equino está liderado por la Fundación Santa María Polo, integrado por técnicos de los ayuntamientos de San Roque, Jimena y Castellar y posee respaldo financiero de Santa María Polo Club, Ayala España y Dos Lunas. La iniciativa, siguiendo el modelo de distritos equinos ya consolidados como Wellington (Estados Unidos), propone utilizar unas 5.000 hectáreas de los términos municipales de San Roque, Jimena y Castellar de la Frontera. En ellas, se prevé una inversión de 1.700 millones a lo largo de diez años y la creación de 5.000 empleos en la comarca, unos 2.000 durante la construcción de las instalaciones y otros 3.000 permanentes.

La doctora en Economía y asesora de la Fundación Santa María Polo Club Isabel Álvarez presentó en su ponencia un estudio sobre el potencial del mundo equino para impulsar la economía. La experta situó este proyecto en el marco de la apuesta de la Unión Europea por el desarrollo de las zonas rurales y señaló que el objetivo debe ser presentar el Valle del Guadiaro como un referente cultural, deportivo y turístico del mundo equino.

Concretó que en el caso de los centros ecuestres que se apuntan en el proyecto, se prevén unos espacios de entre 10 y 30 hectáreas, que contemplarían no sólo pastos y canchas de polo o instalaciones para el deporte hípico, sino también cuadras, boxes, un hotel rural y una vivienda vinculada a la actividad, como una casa club de tipo cortijo.

"El caballo es un valor en alza en la sociedad, especialmente en la europea", explicó. Álvarez agregó que los propietarios buscan un buen clima como el de Andalucía así como "la excelencia en las instalaciones, el servicio, los eventos, la seguridad de los caballos y la posibilidad de vivir cerca de ellos en el sur de España también en invierno".

En las otras dos ponencias -a cargo del arquitecto municipal de San Roque, Nicolás Moncada, y de los consultores medioambientales de Ibermad Juan José Caro y Cristóbal Ruiz, se defendieron los valores ambientales de la iniciativa para la ordenación del campo y el aprovechamiento de todas las infraestructuras ya existentes como punto de partida. El mantenimiento de la biodiversidad y la gestión hídrica son algunos de los retos del plan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios