Comarca

La Junta contratará 190 plazas hasta 2019 para acoger a menores migrantes

  • La saturación de los centros y la continua llegada de pateras motivan la decisión

Comentarios 1

La Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía dará continuidad al servicio de emergencia de acogida de menores migrantes no acompañados debido a la saturación de los centros dependientes de la Administración andaluza por la llegada masiva de migrantes. La inversión prevista es de 3.467.500 para contar con 190 plazas residenciales: 90 de ellas en Cádiz, 50 en Granada y otras 50 en Almería.

La Junta puso en marcha el pasado verano 300 plazas con una duración prevista hasta el 31 de marzo de este año, "entendiendo que ese era un plazo razonable para que se acabara la avalancha y se pudiera volver a una situación de normalidad". Sin embargo, el plazo previsto está a punto de expirar y la Junta considera necesario poner en marcha este nuevo servicio de atención inmediata con 190 plazas hasta el 31 de marzo de 2019.

El número de menores extranjeros atendidos por el Gobierno andaluz se incrementó en 2017 en un 240% respecto al año anterior. Los datos oficiales recogen que Andalucía cuenta con 2.335 plazas en 226 centros. De estas, 300 plazas son las que están habilitadas en dispositivos de emergencia y su contrato expira con este mes. Las contrataciones de plazas se realizaron con las entidades Anide, Engloba y Fundación SAMU, todas ellas con personal especializado en intervenciones con menores extranjeros no acompañados.

La situación, que fue crítica el año pasado con la llegada del buen tiempo, provocó que el centro de menores de La Línea, que tiene una capacidad de 24 personas, llegara a acoger a más de 100 al mismo tiempo en unas condiciones bastante precarias. Según las cifras aportadas por UGT, en 2017 pasaron por el centro más de 1.100 menores, de los que unos 600 se fugaron porque es de régimen abierto. La llegada masiva de menores causó problemas a la hora de pasar los reconocimientos médicos, por lo que algunos de los usuarios llegaron a sufrir enfermedades contagiosas, como la sarna.

La saturación de estos recursos obligó a la Administración andaluza a habilitar un centro de campaña en una parcela junto al camping Las Dunas, en Tarifa, en la que fueron alojados unos 60 menores.

La Junta justifica este concurso ante la "incesante afluencia de menores migrantes no acompañados a las costas y puertos de la comunidad autónoma" y por la obligación de prestarles "la debida atención a través del acogimiento residencial en centros de protección de menores". El objetivo final es que los menores tengan una primera acogida en estos recursos hasta que puedan ingresar en un centro normalizado y mientras se determina su futuro en el país.

El contrato establece en sus condiciones que la permanencia de los menores en estos recursos será "por el tiempo imprescindible hasta que pueda producirse el retorno a su familia, si fuera posible, o su traslado a los centros previstos para el acogimiento residencial de carácter general que desarrollan los programas de atención residencial básica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios