Comarca

El Gobierno busca garantizar los derechos de los transfronterizos

  • El Ejecutivo quiere que su derecho al trabajo, prestaciones sociales y otros consensos alcanzados en la negociación del Brexit se apliquen haya o no acuerdo entre España y Reino Unido para Gibraltar

Entrada a la aduana en la frontera con Gibraltar. Entrada a la aduana en la frontera con Gibraltar.

Entrada a la aduana en la frontera con Gibraltar. / erasmo fenoy

Comentarios 1

El Gobierno quiere que los derechos de los españoles que cada día cruzan la Verja para trabajar en Gibraltar queden garantizados desde el primer día del Brexit, aun en el caso de que finalmente no se consiga un acuerdo con Londres que permita aplicar al Peñón el llamado periodo transitorio.

En diciembre, la UE y Londres alcanzaron un principio de acuerdo sobre los términos de la salida de Reino Unido que incluye el reconocimiento de derechos para trabajadores transfronterizos, como el mantenimiento de su derecho al trabajo y de acceso al mercado de trabajo, la igualdad de condiciones de trabajo, el reconocimiento de prestaciones sociales y la coordinación de condiciones de la Seguridad Social.

El Gobierno quiere garantizar que, en cualquier escenario, esas disposiciones sobre derechos de los trabajadores transfronterizos se apliquen a los más de 10.000 que cada día van a Gibraltar a trabajar, según ha señalado el Ejecutivo en respuesta a una pregunta parlamentaria del diputado del PP José Ignacio Echániz.

El acuerdo de retirada, que está pendiente aún de escollos como la frontera con Irlanda, incluye un periodo transitorio en el que Reino Unido seguirá formando parte del mercado único y la unión aduanera. Ese periodo comenzará el 29 de marzo de 2019 -fecha de la salida- y terminará el 31 de diciembre de 2020.

Así, durante el periodo transitorio seguiría aplicándose en Gibraltar el régimen legal actual, y los términos del acuerdo de retirada, incluidos los derechos de los ciudadanos, entrarían en vigor después de esos meses, explican a Europa Press fuentes de Exteriores.

Sin embargo, ese periodo de transición solo se aplicará a Gibraltar si para ello hay un acuerdo bilateral entre Londres y Madrid. Para ello, los dos gobiernos se han reunido en un nivel técnico y con discreción en al menos cuatro ocasiones.

Pero esas negociaciones han tropezado (tampoco marchan bien las negociaciones generales entre Reino Unido y UE), así que, en el escenario de que no hubiese acuerdo y el periodo transitorio no se aplicase a Gibraltar, el objetivo del Gobierno es que la parte de los derechos de los ciudadanos entre en vigor para el Peñón desde el primer día de la salida. "Incluso en el caso de que no fuera posible llegar a un acuerdo para la aplicación del período transitorio a Gibraltar", dice el Gobierno al diputado Echániz, "las disposiciones del Acuerdo de Retirada sobre derechos de los ciudadanos y trabajadores pueden y deben ser aplicadas a Gibraltar".

La respuesta parlamentaria, firmada ya por el Gobierno de Pedro Sánchez, mantiene lo que había avanzado el anterior Gobierno, es decir, el deseo de que esas negociaciones con Londres ayuden a "solucionar asuntos que han perjudicado los intereses españoles", en particular a la economía del Campo de Gibraltar.

Por eso, aclara que en las negociaciones técnicas se han tratado asuntos como la lucha contra el contrabando, la transparencia fiscal, el posible uso conjunto del aeropuerto, cuestiones medioambientales o la mejora de la cooperación en materia policial y aduanera. En los detalles es donde han aparecido los escollos.

Este mes de julio, el embajador británico en Madrid, Simon Manley, afirmaba que su Gobierno tiene "todo el interés" en trabajar con el español y el gibraltareño para asegurarse de que el acuerdo de salida de Reino Unido no perjudique a los habitantes del Campo de Gibraltar y que incluso pueda ayudar a promover la "prosperidad" de esta zona.

Entre tanto, la Comisión Europea ha pedido a los Gobiernos que se preparen para la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, lo que dejaría sin efecto todo lo pactado en el principio de acuerdo de retirada. La semana pasada se reunió, por primera vez desde que gobierna el PSOE, la Comisión Interministerial para el Brexit, e hizo saber que preparará planes de contingencia en los tres asuntos que considera especialmente importantes: los derechos de los ciudadanos, la aviación civil y la pesca.

También el Gobierno de Gibraltar comunicó esta semana que está preparando planes de contingencia ante la posibilidad de un Brexit sin acuerdo, o de que finalmente el Peñón quede excluido del acuerdo entre Londres y Bruselas, por falta de pacto entre Londres y Madrid. La "operatividad" de la Verja es un aspecto clave en esos planes.

En un estadio posterior, llegará el momento de definir la relación futura entre la UE y Reino Unido -por ejemplo, la negociación o no de un acuerdo comercial- y su aplicación a Gibraltar requerirá también un pacto entre España y Reino Unido.

"Cuando sea el momento de emprender estas negociaciones con el Reino Unido se hará en la misma línea de conseguir el mejor acuerdo posible para nuestros ciudadanos y para los intereses de la comarca del Campo de Gibraltar", asegura el Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios