Comarca

El centro de Chiclana comienza a funcionar como remedio al colapso

  • Las remodeladas instalaciones podrán acoger entre 600 y 700 personas y se ubican cerca del colegio salesiano, campos de golf y hoteles del Novo Sancti Petri

El complejo Campano de Chiclana ya alberga a cientos de migrantes procedentes de otros centros de acogida de la provincia ante la incapacidad de dar cabida a la avalancha migratoria que soportan las costas gaditanas este verano. Estas instalaciones se encuentran en unos terrenos cercanos al colegio salesiano Campano y han sido adaptadas por la Cruz Roja para atender entre 600 y 700 personas, según detalló ayer la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, quien puntualizó que hay unas cabañas para pernoctar, y otras instalaciones como comedores o estancias para que los inmigrantes sean atendidos. Según la ministra, en este recinto estarán entre cuatro y cinco días, salvo algún caso, especialmente las madres con hijos, que precisen un apoyo más prolongado.

La puesta en marcha de este centro de acogida en Chiclana se ha adelantado. Su apertura estaba prevista para mañana miércoles, si bien durante el fin de semana se han acelerado los trabajos de adecuación para que esté operativo este espacio, que se localiza a poca distancia de campos de golf y hoteles de Novo Sancti Petri, una zona turística con establecimientos hoteleros de gran lujo y con capacidad para cerca de 13.000 turistas en temporada estival.

El Ministerio apuesta por flujos migratorios regulados para cubrir determinados puestos

"Este centro se va a convertir a partir de ahora en unas instalaciones de acogida temporal y derivación de inmigrantes que va a gestionar Cruz Roja y donde esas personas serán atendidas adecuadamente desde el punto de vista psicológica y sanitario", aseguraba ayer la ministra en el patio del colegio Campano ante la prensa. Magdalena Valerio insistió en que se trata de un centro temporal al tiempo que valoró el trabajo de Cruz Roja por poner a disposición el recinto en tiempo récord. "Son unas instalaciones sin lujos, pero con dignidad, como nos gustaría que hicieran con nosotros sin algún día nos encontráramos en esa situación. Que nadie crea que esto es un hotel de cinco estrellas", incidía la ministra, quien al mismo tiempo recalcaba que el fenómeno de la inmigración "pertenece a la historia de la humanidad, es imparable. Existe un efecto de huida de la pobreza, de la miseria, de las guerras", expresaba la ministra tras lamentar que el anterior Gobierno hubiera "desmantelado" las estructuras y recursos de atención, a pesar de que el fenómeno se había incrementado exponencialmente en los últimos años.

"Para que esto no se convierta en un fenómeno difícilmente controlable hay que apostar por invertir en los países de origen", decía, pero también recordaba que "hay que aplicar la ley, ya que tenemos una legislación en la que hay se señala que hay que proteger las fronteras".

Según Valerio, el actual Gobierno apuesta porque existan grupos migratorios regularizados. "Para ciertos trabajos necesitamos que vengan personas de otros países porque no hay personas que puedan dar lugar a cubrir todos esos empleos. Apostamos por unos flujos migratorios regulados en el que las personas vengan a trabajar". Bien distinta es la situación de la llegada de pateras a las costas españolas "pero cuando llegan a nuestras playas estamos obligados a respetar los derechos humanos y a darles unas condiciones humanitarias".

Para la ministra, "esta situación se veía venir. Ya en el año 2010 entraban por nuestras costas unas 10.500 personas, pero es que en el año 2017 se incrementó a cerca de 24.000. El anterior Gobierno debería haber adoptado una serie de previsiones que no hizo; pero en fin, ahora estamos gobernando nosotros y en el contexto de adoptar decisiones de emergencia se encuentra la apertura de este centro de Campano".

Por otro lado, afirmó que el Gobierno esta elaborando un plan de emergencia para dar respuesta a esta situación que se está produciendo este verano de una manera tan clara y evidente. "Vamos a habilitar una partida presupuestaria en torno a los 30 millones de euros, quizás no tengamos que utilizar esta cantidad en toda su totalidad, pero hay que prevenir. Este Gobierno tiene muy claro que es partidario de la atención humanitaria a las personas, somos un país solidario. Lo hemos demostrado". Además, apuntó que hay "200 funcionarios", a los que se suman los 800 trabajadores de Cruz Roja y de otras ONG, y "miles de voluntarios", así como administraciones como ayuntamientos, comunidades autónomas y diputaciones trabajando para atender el fenómeno migratorio.

"Somos una legión de personas" trabajando por dar una atención humanitaria a los miles de migrantes que han llegado, sostuvo la ministra, para después afirmar que "nadie" ha dicho que se vaya a dar "papeles para todos" porque España es un país de tránsito de estas personas y, por tanto, su objetivo no es quedarse y regularizar aquí su situación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios