medio ambiente

Cerco a los malos humos

  • La Capitanía Marítima de Algeciras abre 15 expedientes hasta agosto por episodios de contaminación

  • Los armadores afrontan 631.000 euros en avales por deficiencias

Comentarios 1

La imagen se repite cada cierto tiempo en el Puerto de Algeciras. El arranque de las máquinas de un barco va seguido de una densa humareda negra elevándose hacia el cielo y que, según sopla el viento, acaba dirigiéndose hacia la ciudad. Ningún tipo de buque -ferris, mercantes o portacontenedores- se escapa de haber incurrido alguna vez en esta práctica a la que la Capitanía Marítima de Algeciras trata de poner freno aplicando con firmeza la normativa.

La Capitanía Marítima posee las competencias en los puertos en materia de seguridad de los buques y su control con respecto al medio ambiente marino. Estas atribuciones se ejercen mediante varios tipos de inspecciones para los barcos extranjeros, nacionales o de pasajeros pero con el mismo objetivo de perseguir y sancionar prácticas irregulares como vertidos, el uso de combustibles no permitidos o emisiones por encima de los límites.

Solo el año pasado, la Capitanía Marítima de Algeciras inició 19 expedientes sancionadores por causas vinculadas con el medio ambiente e impuso avales a los armadores que en total sumaron 929.000 euros. La mayoría de estos expedientes se abrieron contra buques extranjeros (11), principalmente por vulneración de los convenios internacionales en materias como la gestión de residuos o emisiones a la atmósfera. Otros cuatro expedientes se vincularon directamente a episodios de contaminación en el puerto -humos y derrames de hidrocarburos- y otros tantos por superación de los límites de azufre en el combustible.

En lo que va de 2018 se han iniciado otros quince expedientes con 631.000 euros en avales impuestos por la autoridad marítima del puerto algecireño. Cinco casos han sido por contaminación marítima, otros cuatro por vulneración de los convenios internacionales y seis más por exceso de azufre en el fuel que, en su caso, conllevaron avales de 6.000 a 22.000 euros. Cinco de estos procesos se han abierto a buques españoles, la misma cifra que el año pasado.

La Capitanía Marítima de Algeciras puso en marcha 184 propuestas sancionadoras en 2017 por todo tipo de infracciones, según fuentes de la entidad. En 2018 (hasta final de agosto) van 105. Las causas ambientales rozan el 15% del total de propuestas de sanción cada año.

El control de las emisiones contaminantes a la atmósfera se aborda, principalmente, desde dos frentes. La Capitanía, en estrecha colaboración con la Autoridad Portuaria, supervisa el estado de la flota que atraca o fondea en el puerto para detectar falta de mantenimiento o averías en los motores, en muchos casos guiados precisamente por las columnas de humo que emergen de las chimeneas. Tras estas deficiencias se encuentra en muchos casos el origen de las emisiones incontroladas de partículas, dióxido de carbono y de azufre.

La toma de muestras de carburante es el segundo instrumento utilizado para detectar y multar el uso de combustibles con un contenido en azufre por encima de los límites establecidos para las aguas portuarias.

El control de los buques se realiza conforme a diferentes modelos de inspección. Los barcos de pabellón extranjero son sometidos a revisiones bajo los preceptos del Memorando de París (Paris MoU), que abarca el control de las emisiones contaminantes pero también la correcta gestión de residuos (Marpol), seguridad para los tripulantes (Solas) o salud laboral (MLC) al agrupar las estipulaciones de diferentes convenios y tratados marítimos internacionales.

El año pasado se efectuaron 233 inspecciones MoU en los puertos de Algeciras y Tarifa y hasta final de agosto se han realizado otras 144. La de Algeciras es la Capitanía Marítima de España que realiza más inspecciones de este tipo y la sexta de Europa, según fuentes de la entidad, lo que demuestra el alto volumen de trabajo de este organismo y reflejo del constante tráfico marítimo en la Bahía de Algeciras.

La inspección de los barcos de pasaje y de carga rodada se rige por normativa comunitaria (Régimen Ro-pax) y su transposición nacional, con 40 inspecciones el año pasado y otras 37 hasta finales de agosto.

AZUFRE

El azufre es el otro gran frente de las investigaciones medioambientales de la Capitanía. La normativa internacional y comunitaria establece varios límites de contenido en azufre para los carburantes marinos en función de la localización del buque. La combustión del fuel genera, entre otros, dióxido de azufre (perjudicial para la salud y responsable de fenómenos como la lluvia ácida).

Como norma general, y hasta la entrada en vigor de nuevos límites previstos para 2020, los mercantes pueden navegar en aguas internacionales con fueles de hasta un 3,5% de contenido de azufre en masa. El tope baja hasta el 1,5% para las aguas territoriales de la Unión Europea y los buques de pasajeros, mientras que en el caso de las aguas de los puertos, tanto en atraque como fondeo, el límite se reduce a solo el 0,1% de azufre. Los barcos cuentan con varios tanques de combustible y emplean uno u otro en función de su localización. Pero no siempre es así dado que los fueles bajos en azufre resultan sensiblemente más caros.

La Capitanía Marítima controla el cumplimiento de estos límites en las aguas del Puerto de Algeciras con controles aleatorios que abarcan inspecciones y muestreos. En el caso de los segundos, los inspectores toman tres muestras del carburante -una para la tripulación y dos para el control- que se analizan en un laboratorio homologado para determinar el porcentaje de azufre sobre la masa total.

La de Algeciras también es la Capitanía más activa del país en estos exámenes. Hasta el 31 de agosto se han realizado 116 inspecciones de azufre y 34 muestreos que se han saldado con la apertura de los ya citados seis expedientes sancionadores, según datos de la Agencia Europea de Seguridad Marítima. Hasta final de agosto, los puertos de interés general del Estado han realizado 877 inspecciones y 187 muestreos de azufre, por lo que Algeciras copa el 13,2% de las inspecciones y el 18,1% de la toma de muestras, a distancia de Bilbao, el siguiente puerto con 96 inspecciones y 20 muestras en ocho meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios