Comarca

Agaden exige a la Junta que cese el clareo del pinar de Valdevaqueros

  • Los ecologistas sostienen que hay un alto riesgo de incendio y afecta a la nidificación de aves

Comentarios 2

El grupo ecologista Agaden exigió ayer públicamente el cese de las labores de claro que la Junta de Andalucía ejecuta desde hace algo más de un mes en el pinar ubicado entre la duna de Valdevaqueros y las baterías de costa, en Tarifa. El grupo ecologista trasladará hoy formalmente a la delegación territorial de Medio Ambiente en Cádiz esta petición al entender que las labores -que se ejecutan según Agaden con cargo al plan de reactivación laboral basado en trabajos forestales- se hacen a destiempo y con prácticas que suponen un riesgo de incendio forestal.

El portavoz del grupo conservacionista, Javier Gil, explicó a este periódico que los miembros de Agaden detectaron el inicio de estas labores hace aproximadamente un mes. El clareo persigue rebajar la densidad de la masa boscosa con el fin de permitir un desarrollo adecuado de los ejemplares de pino. "Bajo nuestro punto de vista, no entramos en el fondo de la medida, sino en la forma", señaló Gil. Según los conservacionistas, el clareo se está ejecutando entre abril y mayo en una zona que está considerada como hábitat para la cría del camaleón y en un tiempo donde también se produce la nidificación de aves pequeñas. "Además, se está ejecutando con maquinaria pesada que supone un riesgo añadido", agregó Gil.

Los ecologistas de Agaden subrayan que buena parte de los restos de poda se amontonan en el entorno con un evidente riesgo de incendio forestal, más aún de una madera que se caracteriza por su sequedad. "Además, una de las máquinas pesadas empleadas para acarrear los troncos sufrió un incendio que, si bien no fue a mayores, puede repetirse en cualquier momento. Supone una negligencia en toda regla emplear maquinaria pesada en una zona rodeada por restos de poda. Cualquier chispa puede generar una desgracia", dijo.

Agaden, por tanto, solicitará hoy a la Junta por escrito la suspensión cautelar de las obras al entender que no es el momento ni el procedimiento más adecuado. "Entendemos que se trata de un plan de empleo forestal, pero los trámites administrativos del plan deberían hacerse casar con los tiempos medioambientales. Es decir, estas labores se podrían hacer perfectamente en otoño sin generar ningún riesgo", concluyó Gil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios