La red Avispa | Estreno en Netflix Un all-star latino para el peor Assayas

Presentada en el pasado Festival de Venecia, La red Avispa es la primera co-producción del veterano cineasta francés Olivier Assayas avalada por Netflix, en una fórmula internacional algo forzada a mitad de camino entre la crónica de reconstrucción de hechos reales en torno a la guerra fría entre la Cuba castrista y la oposición en el exilio norteamericano de Miami, y una modalidad dramática centrada en los avatares y las vidas íntimas de sus personajes servida en uno de esos repartos all-star iberoamericano que incluye a nuestra Penélope Cruz, al venezolano Edgar Ramírez, al argentino Leonardo Sbaraglia, al mejicano Gael García Bernal, a la cubana Ana de Armas o al brasileño Walter Moura.

En tanto que crónica de época, La red Avispa busca prolongar el tono objetivo y distanciado de la mini-serie Carlos sobre el famoso terrorista Chacal, trazando en cortes novelescos distintos episodios, tiempos, focos, senderos y personajes involucrados en el juego de espionaje, contraespionaje y terrorismo que azotó la isla caribeña entre finales de los ochenta y los primeros noventa, justo cuando la crisis económica y la carestía, el embargo estadounidense y el ascenso de las fuerzas desestabilizadoras lideradas por Más Canosa eran portada de periódicos y telediarios.

En tanto que melodrama íntimo y familiar, la cinta de Assayas fracasa indudablemente en su epidérmico retrato de personajes supuestamente atribulados entre su condición patriota, su aventura de infiltración, exilio y espionaje y la gestión de sus relaciones sentimentales y afectivas con hijos o esposas.

La red Avispa no consigue desplegar nunca el habitual brío narrativo marca del autor y apenas logra fraguar el interés por las dispersas vicisitudes de ida y vuelta de unos personajes huidizos apenas trazados en la superficie de los parecidos razonables y la imitación de acentos que se impone como peligrosa frontera chanante para que un puñado de rostros populares intenten darles vida sin apenas dejar huella.