Vigilados | Estreno en Amazon Prime Terror y culpa en el Airbnb

Las dos parejas protagonistas de 'Vigilados', de Dave Franco.

Las dos parejas protagonistas de 'Vigilados', de Dave Franco.

El cine de terror se reinventa para seguir asustando al personal sobre la base de los temores clásicos y los fantasmas personales pasados ahora por el filtro de la tecnología o las nuevas dinámicas del capitalismo. Es lo que podría deducirse de este debut de Dave Franco que reúne a dos parejas en una casa de lujo alquilada en la costa para pasar un fin de semana de placer que termina como el rosario de la aurora después descubrir que están siendo espiados por cámaras de vigilancia ocultas.

El guion de Franco y Joe Swanberg, viejo conocido del indie mumblecore, despliega poco a poco las pistas falsas necesarias para mantener la incomodidad y la atención mientras que la infidelidad se instala en el cuarteto como detonante para las culpabilidades, la mentira y una desesperada huida hacia adelante. De igual forma, un interesante aprovechamiento del espacio, la atmósfera brumosa y nocturna y el punto de vista externo acrecientan la escalada de terror que, a la postre, parece ser un caso más entre muchos, asunto este que aporta el inquietante elemento original de la cinta al relacionar los viejos esquemas del slasher, el psycho-killer enmascarado y el grupo aislado y acosado con las nuevas dinámicas de ocio pequeñoburgués.

Al fin y al cabo, el verdadero terror de Vigilados termina emergiendo no tanto de la caza caprichosa del hombre y su lucha por la supervivencia, como de la posibilidad de pensar que cada vez que alquilamos un apartamento turístico o vamos a un hotel un ojo invisible espíe nuestra intimidad y nuestras pequeñas miserias.