Mostra de Venecia

Del Vaticano pop al dinero negro de Panamá: un día estelar en Venecia

  • Steven Soberbergh y Paolo Sorrentino presentan sus nuevos trabajos, 'Dinero sucio' y 'El nuevo Papa'

Meryl Streep y Gary Oldman, dos de los protagonistas de la nueva película de Soderbergh, en la Mostra de Venecia. Meryl Streep y Gary Oldman, dos de los protagonistas de la nueva película de Soderbergh, en la Mostra de Venecia.

Meryl Streep y Gary Oldman, dos de los protagonistas de la nueva película de Soderbergh, en la Mostra de Venecia. / Ettore Ferrari (Efe)

La Mostra de Venecia ha vivido este domingo una de esas jornadas llamadas estelares, marcada por la concentración de grandes nombres y estrenos muy esperados. Abrió el desfile Steven Soderbergh, que con un elenco de peso aborda en The Laundromat: Dinero sucio el escándalo de los papeles de Panamá.

La película, producida por Netflix, narra cómo una jubilada (a la que da vida Meryl Streep) descubre accidentalmente un hilo del que tirar en este famoso caso de lavado de dinero a escala mastodóntica, perpetrado por empresas multinacionales y grandes fortunas. Gary Oldman y Antonio Banderas, que en este thriller encarnan a los dueños Mossack Fonseca, el bufete de abogados en el centro de la trama delictiva, completan el reparto de este trepidante thriller.

Pero Soderbergh, que siempre se desenvuelve con destreza en ese registro, no firma el típico y evidente thriller de denuncia que cabría esperar, sino que opta por un tono de comedia negra con estructura narrativa caleidoscópica. "No queríamos educar, sino entretener", ha afirmado Soderbergh antes de añadir: "Nos pareció que era el mejor modo de permanecer en la mente del espectador y también una forma de aliviar la complejidad del tema financiero", ha explicado el director, que cita como inspiración ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú de Stanley Kubrick.

Tráiler de 'The Laundromat: Dinero sucio', de Steven Soderbergh

Los personajes de Oldman y Banderas actúan como narradores y maestros de ceremonia de lo que Soderbergh convierte en una especie de sainete en varios actos. Son ellos, por tanto, los malos de la película, quienes van explicando directamente a los espectadores la enorme trama de dinero negro destapada en el año 2018, rompiendo así la cuarta pared y los entresijos del crimen de cuello blanco. "Es una broma, sí", dijo Streep en referencia al tono satírico de la película, "pero una broma que nos han gastado a todos nosotros, ésta es una película divertida pero también muy importante".

Jude Law, Paolo Sorrentino y John Malkovich, en el Lido veneciano. Jude Law, Paolo Sorrentino y John Malkovich, en el Lido veneciano.

Jude Law, Paolo Sorrentino y John Malkovich, en el Lido veneciano. / Ettore Ferrari (Efe)

También ha tenido su paseo triunfal por Venecia el italiano Paolo Sorrentino, que ha acudido al festival para presentar la segunda temporada de su aclamada serie para HBO, en la que recrea, después de pasarlo por su filtro desaforado, colorista y pop, la tramoya de un Vaticano apócrifo.

En El nuevo Papa, que así se titula la continuación de El joven Papa, el director de La gran belleza cuenta de nuevo con Jude Law, el seductor y enigmático Sumo Pontífice de la primera temporada, al que los espectadores dejaron cayendo fulminado en la Plaza de San Marcos de Venecia. La nueva entrega muestra a Pío XIII (Law) debatiéndose entre la vida y la muerte. Y a un nuevo personaje, al que da vida John Malkovich: un aristrócrata británico brillante, locuaz y culto que aspira a ejercer su pontificado como Juan Pablo III, ya que el sagaz y ladino secretario de Estado Angelo Voiello (Silvio Orlando) logrará con mucho esfuerzo coronar a un nuevo papa.

Tráiler de 'The New Pope', de Paolo Sorrentino

Todo ello desembocará en una compleja situación, con un nuevo Papa intentando tomar las riendas del Vaticano mientras, en la calle, los fieles siguen de parte del anterior. El concepto de fundamentalismo, ha explicado Sorrentino, será central en esta segunda temporada. "Hemos tratado de razonar ampliamente sobre el fundamentalismo, no sólo en el islam; sobre los distintos tipos de fundamentalismo y sobre los posibles riesgos que, al menos en mi opinión, parecen estar siempre a la vuelta de la esquina, cada vez con más frecuencia. Y no sólo sobre lo que hemos conocido tristemente en los últimos años", ha aclarado.

Penélope Cruz, otra de las estrellas que ha desfilado esta jornada por la Mostra de Venecia. Penélope Cruz, otra de las estrellas que ha desfilado esta jornada por la Mostra de Venecia.

Penélope Cruz, otra de las estrellas que ha desfilado esta jornada por la Mostra de Venecia. / Claudio Onorati (Efe)

Por último, en La red Avispa, del francés Olivier Assayas transporta al público a la Cuba de los años 90 para contar una historia de espías. Con un reparto lleno de estrellas hispanohablantes –Gael García Bernal, una Penélope Cruz con acento cubano, Édgar Ramírez, Leonardo Sbaraglia, Ana de Armas–, la película cuenta la historia de un grupo de espías castristas que se infiltra en el exilio cubano en Estados Unidos para detener una serie de atentados en la isla que buscan desestabilizar el régimen que entonces todavía encabezaba Fidel Castro.

Sobre esta película, con estética de falso documental por momentos, planea la idea del patriotismo: ¿merece la pena arriesgar la vida por un país? No al menos para Édgar Ramírez: "Ese concepto ya no es un relevante. Es una idea romántica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios