Mostra de Venecia

Almodóvar: "Mis películas demuestran que la democracia española fue real"

  • El director español recoge el León de Oro de Honor de la Mostra y defiende la libertad y la diversidad de aquella España moderna frente a la "ultraderecha"

Pedro Almodóvar, este jueves en la Mostra de Venecia con el León de Oro de Honor. Pedro Almodóvar, este jueves en la Mostra de Venecia con el León de Oro de Honor.

Pedro Almodóvar, este jueves en la Mostra de Venecia con el León de Oro de Honor. / Claudio Onorati (Efe)

Pedro Almodóvar ha recibido este jueves como un "hecho de justicia poética" el León de Oro de Honor de la Mostra de Venecia, festival donde nunca antes había conseguido el premio principal, y que ahora le entrega este galardón a toda su trayectoria, que lo ha convertido, para el certamen, en "el director español más importante desde Luis Buñuel".

Almodóvar, casi ejerciendo de hijo pródigo en el Lido veneciano –donde en 1983 presentó su primera película con recorrido internacional, Entre tinieblas–, ha repasado sus películas, que son, entre otras cosas, "la demostración de que la democracia española fue real".

"Cuando empecé a hacer cine en 1979, lo que más me fascinaba era el cambio que se estaba dando en España, y no hay tanto cine español que hable de eso. Mi gran nutriente era la calle, me formé en ella, y soy el resultado de ese momento de la democracia española", ha rememorado.

En aquellos años 80 "no se hablaba de diversidad" aún, si bien el cineasta recuerda "una vida muy diversa y un país que estaba saliendo de la dictadura". "Las cosas más importantes que ocurrieron en la Movida y en el pueblo español fueron la pérdida del miedo y la libertad tan extraordinaria de la que gozaban los españoles", ha defendido. Almodóvar "impuso" en su cine "toda esa variedad" de personajes "extraños, extravagantes y extraordinarios", algo que él entiende como "la vida misma".

Preguntado por las diferencias entre aquella España "moderna" de finales de los 70 y la actual, Almodóvar ha defendido que hoy "también existe" ese concepto de modernidad. "Hay una España contemporánea que, como en casi todos los países, tiene de todo, incluso algo a lo que se había resistido hasta ahora: un partido de ultraderecha, cuya influencia tampoco tenemos que exagerar", ha indicado.

"Mi cine fue una reacción contra el lugar donde nací, una región árida que daba una imagen de un país extremadamente conservador y calvinista"

Pero también ha hablado de cine, naturalmente. Almodóvar ha recordado sus dos anteriores visitas a la Mostra. "Siento que 31 años después me dan el León por una película que traje en el 88 –en referencia a Mujeres al borde de un ataque de nervios–, de la que Sergio Leone, presidente del jurado aquel año, me dijo, insistiéndome, lo mucho que le había gustado", ha contado.

"Mi paso en el 88 lo recuerdo como una gran fiesta todo el tiempo, desde que pusimos el pie en el festival era como si estuviéramos en un teatro haciendo una comedia. La risa es lo que predominaba, ganamos el premio al mejor guión y era una imagen de España ultramoderna de la que me sentía orgullosísimo", ha afirmado. Sin embargo, su primera experiencia en Venecia, en el 83 con Entre tinieblas, fue algo diferente: "Me pareció milagroso que la película fuera seleccionada, al presidente del jurado no le hacía mucha gracia la película y le parecía muy obscena, pero los problemas trascendieron a la prensa y ya fue imposible sacarla de la selección".

Almodóvar ha echado la vista atrás a sus inicios. "No pensaba nunca en el estilo, mi única preocupación era que la historia se entendiera. Realmente nunca he estado preocupado por tener un estilo propio: las historias nacen del modo más personal y nunca pienso en el mercado ni en el público", ha dicho el cineasta, que define su cine como "una reacción contra del lugar en el que nací, La Mancha, una región muy árida que daba una imagen de un país extremadamente conservador y calvinista".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios