Opinión

Tomar el Parlamento

Concentración del Día contra la Droga en la Plaza Alta de Algeciras Concentración del Día contra la Droga en la Plaza Alta de Algeciras

Concentración del Día contra la Droga en la Plaza Alta de Algeciras / Erasmo Fenoy

El maltrato que las administraciones provocan en el movimiento asociativo sería suficiente para iniciar la larga marcha que conduzca a la toma del Parlamento Andaluz por parte de la sociedad civil organizada. El objetivo es vaciar aquel lugar de mentiras y mostrar la realidad dramática en la que viven muchos colectivos sociales que no cuentan para ninguna de las señorías que allí se sientan, aunque manifiesten lo contrario. Ellos y ellas están para el chalaneo, las componendas y el reparto de puestos para allegados o pelotas habituales de los distintos séquitos que pululan por aquellos desgraciados pasillos, cansados de ser pisoteados por gente injusta.

¿Qué les va a importar a esa gente, aún más, sin son los que han gobernado o los que ahora gobiernan, que tres madres pensionistas con dificultades económicas estén pagando los seguros sociales de los trabajadores de la Coordinadora contra las drogas Despierta en La Línea de la Concepción? Pagan para que al menos esos hombres y mujeres no pierdan sus derechos, ya que no reciben nóminas desde hace seis meses. Todo porque la Junta de Andalucía les debe dinero desde 2015. Hay una interventora en Cádiz, nombrada a dedo, siempre dispuesta a colocar la guinda en este macabro pastel. ¡Qué vergüenza! 

Es un ejercicio de cinismo absoluto, después de comprobar esta realidad, que haya algún político que se atreva a decir que ellos y ellas están a favor de la lucha contra las drogas; que ellos y ellas quieren una sociedad libre de cualquier dependencia; que hay que incentivar los recursos terapéuticos y la lucha contra las mafias… ¡Palabras huecas, vacías de contenido, cuando no hay un compromiso efectivo! Algunos se acuerdan de estas situaciones que sufrimos cuando un miembro de su familia necesita ayuda y el sector público no puede dársela. Nada más.

Hace unos días Paco Mena, presidente de las Coordinadoras del Campo de Gibraltar afirmaba, con toda la razón de mundo, que en treinta años de lucha nos están haciendo más daño las administraciones que el propio narcotráfico. El Partido Socialista de la chica de Presidencia nos hizo de las suyas quitando importancia a la tragedia diaria en la que se desenvuelve la vida de los consumidores y sus familias. Los actuales, Partido Popular y Ciudadanos, no saben, no contestan, ni resuelven. Tienen un lío de competencias que no saben arreglar. ¡Van a lo suyo!

Mientras tanto, la vida sigue y el rechazo a esa gente que manda o mandó, más los que están en silencio por pura hipocresía o esperando que las mayorías les den algún “puestecito”, están creando un clima de violencia que no saben apreciar pero que va a estallar antes o después. Para evitarlo, es bueno que empecemos el camino que lleva a la toma del Parlamento de Andalucía. La Policía cumplirá con su deber, pero no sería extraño que se uniera a nosotros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios