EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Hospital de La Línea Negativo en el test público, positivo en el privado: CSIF denuncia la falta de fiabilidad de las pruebas de los sanitarios

  • El sindicato denuncia que hay profesionales del hospital de La Línea que han dado positivo en Covid-19 en las pruebas hechas por su cuenta mientras que habían dado negativo en las realizadas en los hospitales

  • En el Punta de Europa y en Atención Primaria se están reutilizando mascarillas desechables hasta cinco días

Personal médico realiza un test de detección rápida de coronavirus. Personal médico realiza un test de detección rápida de coronavirus.

Personal médico realiza un test de detección rápida de coronavirus. / EFE

Un resultado negativo en infección por coronavirus en la prueba realizar por el Servicio Andaluz de Salud y otro positivo en el test realizado por un laboratorio privado. Esa es la situación que se han encontrado varios profesionales del hospital de La Línea después de haber acudido a empresas privadas a hacerse un test ante la sospecha de que el sistema empleado por el SAS para la realización de los mismos no era el adecuado. Algo que ha venido denunciando CSIF, que critica públicamente "la desprotección constante e intolerable a la que se sigue sometiendo al personal de la sanidad pública del Campo de Gibraltar" y que considera que estos resultados positivos demuestran que efectivamente las pruebas a los sanitarios no se han hecho de forma adecuada.

Fueron los propios profesionales sanitarios quienes alertaron de que la toma de muestras para los test que tendrían que certificar si habían padecido o no la Covid-19 no se estaban haciendo bien. El fabricante de las pruebas especificaba que esa toma debería de hacerse mediante una punción venosa, pero a los sanitarios se les ha recogido la sangre mediante una punción en el dedo. Así ha ocurrido en todo el área sanitaria del Campo de Gibraltar.

Según explica la portavoz de CSIF en el Campo de Gibraltar, Virginia Palmero, las dudas se acrecentaron con los resultados de los test. "No parece lógico que en un centro como el hospital Punta de Europa, donde ha habido bastante incidencia de la Covid, donde se han usado mascarillas defectuosas, haya tan pocos positivos", explica. Pero además, "no hay concordancia con resultados anteriores": ha habido profesionales que han pasado la enfermedad, confirmada con positivos en pruebas PCR (las únicas que han demostrado una alta fiabilidad por ahora), que han dado negativo en estos test, que detectan tanto las infecciones recientes como las pasadas.

El sindicato también se hace eco de las quejas de los profesionales del Hospital Punta de Europa de Algeciras y de Atención Primaria de toda la comarca por el uso de mascarillas FFP2, que les proporciona el SAS, para cinco días de trabajo, cuando los fabricantes detallan en su ficha técnica que estas mascarillas no son reutilizables y deben usarse no más de ocho horas seguidas para mantener las garantías de eficacia. 

CSIF considera ilógico que la administración sanitaria, en cada reunión del Comité de Seguridad y Salud Laboral con representantes sindicales, siempre conteste que los centros tienen suficientes y que “no pueden creer” que los profesionales tengan que usarlas durante más tiempo del indicado por los fabricantes. Esta Central Sindical entiende que no se trata de “creer o no creer; pues simplemente el SAS está obligado a comprobar este extremo”, que lleva tiempo denunciándose. Para CSIF, las autoridades sanitarias deben velar por la salud de sus trabajadores, para que, en consecuencia, se pueda garantizar la salud de los propios usuarios de los servicios sanitarios.

A esto hay que sumar que los profesionales que trabajan en los llamados circuitos Covid sufren también carestía de batas desechables, viéndose obligados a reutilizarlas o alargar su vida útil de forma que no pueden garantizar su eficacia para evitar contagios.

Los profesionales llevan más de dos meses trabajando bajo una presión excepcional, sufriendo la falta de materiales de protección adecuados desde el inicio de la crisis sanitaria, y no pueden seguir viendo cómo la empresa –el SAS- los mantiene en esta situación tan preocupante, señala el sindicato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios