Campo de Gibraltar

La refinería cerró el pasado año con una producción de 13,4 millones de toneladas

  • El crudo procesado cae respecto a 2015 por la ejecución de paradas de mantenimiento e inspección

  • Aumentan las exportaciones; el 41,2% de los productos se venden a otros países

Instalaciones de la refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa. Instalaciones de la refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa.

Instalaciones de la refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa. / e.s.

La refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa cerró el pasado año con una producción de 13,4 millones de toneladas y 11,5 millones de toneladas de crudo procesado. Este dato supone una caída respecto al registrado en el año 2015, cuando la producción alcanzó la cifra récord de 13,8 millones de toneladas de la mano de la mejora del mercado y la optimización y la buena marcha de las unidades de proceso. Según explicó la compañía petroquímica, la caída de 0,5 toneladas en el crudo procesado en 2016 se debió a las paradas de las unidades para efectuar inspecciones reglamentarias de los equipos.

En concreto, a lo largo del pasado ejercicio se movieron 4,3 millones de toneladas de gasóleo, 1,7 millones de toneladas de gasolinas y 1,5 millones de toneladas de queroseno. Además, 1.734 buques operaron en la terminal marítima de Cepsa y 91 en la monoboya durante el año 2016.

El principal destino de venta en el exterior es Marruecos, seguido por América del Norte

A lo largo de un año en el que la recuperación económica favoreció la comercialización pero con un estrechamiento general de márgenes, Cepsa logró incrementar sus exportaciones hasta que estas alcanzaron el 41,2% de su producción neta, siete puntos más que en el año 2015. La refinería vendió en total 5,38 millones de toneladas de productos al exterior y los principales destinos fueron Marruecos, América del Norte, Portugal, Italia, Países Bajos, Reino Unido.

En cuanto a la producción en la planta química de Puente Mayorga, el año 2016 se cerró con 181.229 toneladas producidas de Alquibenceno Lineal (LAB), la materia prima más común en la elaboración de detergentes biodegradables, y con 33.599 toneladas Labsa, el tensioactivo más versátil y de más amplia utilización en todo tipo de formulaciones detergentes: polvos, líquidos, geles, aglomerados, barras o tabletas. Las ventas de la planta química se sustentan en el mercado internacional: el 90,33% de su producción neta fue para exportación.

El 2016 fue un año destacado para Puente Mayorga, ya que Cepsa invirtió en la planta más de 30 millones de euros en proyectos destinados al aumento de la capacidad de producción y mejora de la eficiencia y seguridad. Y en el área de Petroquímica, también se recordará por ser el ejercicio en el que se formalizó la venta de la planta química de Guadarranque a Indorama.

En este sentido, la compañía destaca que sus planes en su actividad petroquímica se centran en seguir creciendo en aquellos mercados en los que disfruta de una presencia fuerte y con capacidad para desarrollar al máximo sus activos, como en las líneas de negocio de fenol y acetona, en España y China, y en LAB/Labsa en España, Canadá, Brasil, e Indonesia.

Otro de los logros de Cepsa en el año 2016, según destaca la propia empresa, fue la inauguración en el mes de marzo de su nuevo almacén para lubricantes, totalmente automatizado y dotado de la última tecnología disponible. La ubicación del nuevo almacén, muy próxima a la refinería Gibraltar-San Roque, posibilita un nivel máximo de integración de todo el proceso productivo, desde la fabricación hasta la distribución final del producto, pasando por la mezcla y envasado, almacenaje y finalmente expedición desde este nuevo centro robotizado.

El mes de mayo de 2016 será recordado para la empresa como el de la celebración del 50 aniversario de la construcción de la Refinería Gibraltar-San Roque, contando en el acto con la presencia de la presidente de la Junta, Susana Díaz.

La compañía también resalta dentro del ejercicio pasado el simulacro de seguridad realizado con la Junta de Andalucía, que consistió en la activación del Plan de Emergencia Exterior con objeto de comprobar su funcionamiento y efectividad, así como la rapidez de respuesta de los grupos de acción y de la aplicación de medidas de protección ante posibles casos reales. Durante el año 2016, Cepsa realizó un total de 76 simulacros en sus instalaciones de San Roque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios