Coronavirus

Un puente extraño en el Campo de Gibraltar

  • El llamamiento de las autoridades de evitar desplazamientos surte efecto en los municipios del interior

  • Castellar mantendrá un dispositivo para controlar el aforo hasta el lunes

La terraza de un popular restaurante en Castellar. La terraza de un popular restaurante en Castellar.

La terraza de un popular restaurante en Castellar. / Nacho Marín

Los habitantes del Campo de Gibraltar y las zonas limítrofes, como la Costa del Sol, parecen haber comprendido la importancia del llamamiento de las autoridades de quedarse en casa o en sus ciudades durante el puente de Todos los Santos para evitar la expansión del coronavirus.   

Al menos ha sido así en la jornada de este sábado en Castellar y Jimena de la Frontera, municipios del interior que temían sufrir un aluvión de visitantes ante el cierre de la sierra norte de la provincia y municipios típicos para escapadas de un día como Arcos de la Frontera, El Bosque, Benamahoma o Setenil de las Bodegas, donde ya se vivieron grandes aglomeraciones durante el puente del Pilar.

Tanto Castellar como Jimena cuentan con tasas de contagio de la Covid-19 por debajo de la media de la comarca y el objetivo pasa por mantenerlas para contribuir a doblegar la curva

Así, en Castellar el ambiente local ha sido la tónica en la mañana y mediodía de este sábado, con terrazas aceptablemente llenas con vecinos del pueblo, principalmente, animados por el buen tiempo. "De momento, hemos tenido tranquilidad y un permanente contacto con la Guardia Civil y la Policía Local. Parece que el llamamiento de la Junta de Andalucía a quedarse en casa ha surtido efecto en este primer día", ha apuntado Adrián Vaca, alcalde de Castellar. 

El municipio se había preparado y lo seguirá estando para este domingo y lunes. Durante la mañana la Guardia Civil y la Policía Local han estado patrullando entre el Castillo, el zoológico y el núcleo urbano, sin necesidad de establecer puntos fijos de control, aunque también estaba prevista esa posibilidad. "Hay sobre todo gente del pueblo. Quizás este domingo sí venga más gente a la que pedimos la máxima precaución y responsabilidad", ha agregado Vaca. 

En el núcleo urbano de Jimena tampoco se han visto desbordados, de momento. Desde el Ayuntamiento, ya habían advertido que, aunque el municipio es de los menos afectados de la zona por el coronavirus, "esta situación puede cambiar radicalmente en cuestión de horas o días". "Debemos ser precavidos y, sobre todo, responsables a la hora de cumplir con las normas sanitarias, por el bien de todos", advirtieron en su página de Facebook.

En el municipio jimenato, en las calles no se han percibido excesivas aglomeraciones, pero no han sido pocos los que han aprovechado para almorzar con sus familias en alguno de los restaurantes del municipio. Ante la imposibilidad de apurar por la noche debido al toque de queda, varios establecimientos han ocupado un buen número de mesas y gran parte de sus terrazas en la previa de la noche más terrorífica del año, que este año ha adelantado horarios con el toque de queda y ha invitado a algunos a lucir sus disfraces a plena luz del día.

En el resto del Campo de Gibraltar, el buen tiempo se notó con más gente en los bares y restaurantes de lo habitual, pero -eso sí- desde minutos después de las 22:30 todos se fueron vaciando hasta dejar las calles vacías a las 23:00 como mandan las medidas contra el coronavirus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios