Campo de Gibraltar Prisión para los cuatro detenidos tras arrollar una lancha de la Guardia Civil

  • Se les atribuye un delito contra la salud pública, pertenencia a grupo criminal, daños y lesiones

  • Solo rescataron a los tres agentes al saberse sin escapatoria y forzados por la actuación del helicóptero del Instituto Armado

Incautación de 3.000 kilos de hachís y detención de cuatro narcos tras colisionar su embarcación contra la de la Guardia Civil

El Juzgado de Instrucción número 4 de Torremolinos ha ordenado hoy el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de los cuatro ocupantes de una narcolancha que chocaron el pasado viernes con una lancha de la Guardia Civil tras una persecución en Mijas. Tras el choque y al caer tres guardias civiles al agua fueron obligados por la presión de un helicóptero de la Benemérita a socorrerlos.

Los cuatro ocupantes, vecinos del Campo de Gibraltar, fueron arrestados cuando transportaban una gran cantidad de droga en la narcolancha y se les investiga por un delito contra la salud pública, pertenencia a grupo criminal, daños y lesiones, según informó ayer el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. El juzgado de guardia ha acordado inhibirse en favor de los Juzgados de la localidad malagueña de Fuengirola.

El hecho de que auxiliaran a los guardias civiles caídos al mar no se tiene en cuenta en esta fase procesal, según el TSJA, que añade que, de no haberlo hecho, habrían incurrido en un delito de omisión del deber de socorro.

De hecho, el auxilio no fue ni mucho menos una muestra de buena voluntad de los ocupantes de la embarcación narco. Es más, el accidente se produjo, según relata El Faro de Ceuta, porque la narcolancha embistió a la embarcación de la Guardia Civil y al maniobrar para evitar el choque los agentes salieron despedidos al agua.

Los presuntos narcos intentaron dejar abandonados a su suerte a los guardias civiles y emprendieron la huida, perseguidos por el helicóptero del Instituto Armado y tirando fardos al mar durante su retirada. Solo al comprender que no podrían escapar (uno de los motores estaba fallando) y ante la amenaza de incrementar su listado de delitos con uno de omisión del deber de socorro accedieron a volver a rescatarlos. Estaba ya a cinco millas y los agentes llevaban más de 15 minutos en el agua y habían esquivado hasta tres giros de su embarcación, que había quedado sin control. Finalmente fueron recogidos y detuvieron a los ocupantes de la narcolancha, además de incautar 3.000 kilos de hachís.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios