Día sin Juego de Azar 2020 La (eterna) lucha contra la adicción al juego en el Campo de Gibraltar

De izquierda a derecha, Ricardo Arroyo, Luisa Cabrera, David Díaz, Isabel Ramallo y Juan Salas. De izquierda a derecha, Ricardo Arroyo, Luisa Cabrera, David Díaz, Isabel Ramallo y Juan Salas.

De izquierda a derecha, Ricardo Arroyo, Luisa Cabrera, David Díaz, Isabel Ramallo y Juan Salas. / Erasmo Fenoy

En la Plaza de Andalucía, en el centro de Algeciras, las luces de una casa de apuestas se atisban desde la puerta del instituto Kursaal y el colegio General Castaños. Desde este local, donde como en el resto de los dedicados al juego de azar no hay reloj ni ventanas, es difícil intuir la cercanía de los dos centros educativos. Pero están ahí. Demasiado cerca. Repletos de jóvenes, los más vulnerables a estas adicciones

No muy lejos, basta con dar un paseo por la calle Sindicalista Luis Cobos, en una vía paralela a la avenida Virgen de la Palma, un grupo de hombres y mujeres celebra con discreción la última noticia llegada de Madrid: el Gobierno ha enviado una carta a los presidentes de los 25 clubes de fútbol de Primera y Segunda que han firmando contratos de publicidad para los próximos años con empresas de apuestas para advertirles de que deben extinguirlos al final de la temporada. Es un pasito más, pero queda tela. Aunque les reconforta cuando faltan unas pocas horas para se conmemore este 29 de octubre el Día Mundial sin Juego de Azar, el más importante del año para estos jugadores en rehabilitación que ayudan día a día a unas 80 personas a alejarse de las apuestas que les han arruinado la vida. 

Se trata de la junta directiva, la psicóloga, la trabajadora social y los monitores de Jarca, que son las siglas de Jugadores de Azar en Rehabilitación del Campo de Gibraltar, una asociación que desde que fue fundada en 1993 por Ricardo Patricio Jiménez se dedica a ayudar a abandonar adicciones no tóxicas a todo el que llama a su puerta. Y cada vez son más y más jóvenes. 

Jarca aprovecha este día para intentar visualizar su trabajo -el sábado pondrá su mesa informativa en la calle Ancha aunque esta vez sin entregar folletos por el coronavirus- y para hacer públicas sus reclamaciones, puestas negro sobre blanco en un manifiesto que firma la Federación Andaluza de Asociaciones de Jugadores de Azar en Rehabilitación, de la que forma parte. Las reivindicaciones se hacen extensibles a la comarca, uno de las zonas donde más proliferan las casas de apuestas. 

Piden a los ayuntamientos la suspensión temporal del otorgamiento de licencias y autorizaciones de apertura de nuevos locales de apuestas y salones de juego. "Las ordenanzas municipales del uso de suelo permiten limitar dicha actividad siendo una medida de competencia directa de los municipios", se lee en el escrito. "Hasta ahora no hay una regulación, aunque llevamos tiempo trabajando y ha habido mociones para que se haga", apostilla David Díaz, presidente de Jarca desde hace 8 años y jugador rehabilitado. 

También exigen a las administraciones que dedique "los fondos suficientes al movimiento asociativo para garantizar y preservar un tratamiento digno. Así pues, rogamos a la Junta de Andalucía que, al igual que el sector de juego ha sido ayudado con rebaias fiscales en tiempos de pandemia, posean la misma sensibilidad para apoyar al tejido asociativo en estos momentos tan delicados". "Es necesario invertir en la prevención. Ya que las casas de apuestas se llevan tantísimo dinero, que esos impuestos sirvan para prevenir la ludopatía. Antes no se destinaba dinero al tabaquismo, pero cuando el Gobierno vio que el coste de curar a una persona era elevado le metió mano", continúa el presidente de Jarca.

Además reclaman que el control de acceso a los salones de juego sea competencia tanto de la Policía Local, como de la Policía Autonómica y ambos cuerpos de seguridad tengan potestad de sancionar a aquellos que no cumplan la ley". "Es necesario realizar un seguimiento continuo en los locales para velar por la protección de nuestros menores", explica Díaz.

"Solicitamos la regulación de todo tipo de publicidad de juego de azar e instamos a laAdministración al cumplimiento de la Ley Audiovisual de Andalucía que establece una franja horaria de protección durante la cual, los medios no pueden emitir contenidos que perjudiquen en el desarrollo de los menores", continúa el manifiesto.

Jarca y el resto de asociaciones piden que se aumente la distancia mínima entre los centros educativos y los locales de juego a 500 metros

Jarca y el resto de asociaciones piden que se aumente la distancia mínima entre los centros educativos y los locales de juego a 500 metros. "Actualmente, la distancia establecida es de 150 metros, la cual consideramos que es irrisoria. Si no fuera posible dicha medida instamos a la Administración que imponga una franja horaria de apertura que no coincida con horarios lectivos con ánimo de proteger a los menores", continúa.

David Díaz entiende que es necesario que la Administración imponga sanciones ejemplares a los locales de juego que permitan la entrada a menores de edad. "Si ahora encuentran a un menor en uno de estos locales, el dueño dice que no sabía que era menor y ahí acaba la cosa", subraya el presidente de la asociación, que entiende que estas sanciones se deben hacer públicas junto a los hechos para que sirvan de escarmiento y realmente se evite a los menores entrar en las casas de apuestas.

"Instamos a la Administración territorial que promueva la sensibilización, información y difusión a través de campañas preventivas que adviertan del potencial adictivo de los juegos de azar, incorporando medidas de prevención y atención al juego patológico, recogiendo, entre otras, campañas escolares sobre adicciones. En su defecto apoyo económico e institucional, a aquellas entidades sociales que vienen trabajando en la prevención y rehabilitación del juego patológico para la ejecución de dichas medidas", concluye el manifiesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios