EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Algeciras | Crisis del coronavirus Un empresario algecireño preso en Marruecos implora ayuda a España para regresar

  • E.R.M., vinculado al sector pesquero, se declara inocente y sus familiares temen por su vida

  • La autoridades norteafricanas le acusan de pertenecer a una banda dedicada al narcotráfico

  • La revisión de su sentencia, imprescindible para su extradición, paralizada por el coronavirus

Rabat, capital de Marruecos, en cuya cárcel permanece ingresado en el empresario algecireño Rabat, capital de Marruecos, en cuya cárcel permanece ingresado en el empresario algecireño

Rabat, capital de Marruecos, en cuya cárcel permanece ingresado en el empresario algecireño

Un empresario de Algeciras dedicado al sector de la pesca y que solicita identificarse como E.R.M., permanece hace más de tres años en la prisión SARL-2 de Rabat, condenado por un delito de vinculación a una banda organizada para el narcotráfico. El detenido solicita -por decisión expresa a través de Europa Sur- que las autoridades españolas le ayuden a salir del país norteafricano. E.R.M. estaba a la espera de que se resolviese la apelación a su sentencia, condición indispensable para poder solicitar la extradición, pero la crisis desatada por el  coronavirus y el confinamiento decretado por las autoridades marroquíes tienen paralizada sine die la actividad judicial. “Tememos por su vida”, aseguran los familiares de este vecino de Algeciras, cuya situación se agrava porque padece diabetes.

E.R.M. denuncia que antes de recurrir a Europa Sur lo ha hecho “a diferentes fundaciones”, ha llevado a cabo “huelgas de hambre” y solicitado “una gracia Real” sin que haya obtenido resultado alguno.

Una vez recalcado este matiz y vía mensaje telefónico, detalla: “Me encuentro detenido en Marruecos desde hace tres años, cuando me dirigía a Tánger a una feria de transporte y logística”.

“Desgraciadamente la policía marroquí me detuvo al sellar el pasaporte y se me acusa de participar en una banda organizada dedicada a la exportación de hachís, en relación a un camión detenido, en el Puerto de Tánger Med, un año antes de mi detención”, detalla en referencia a un vehículo que realizaba transporte de pescado para una de sus empresas.

“Siguiendo el protocolo judicial de este país aún me encuentro a la espera de finalizar la apelación, que es obligatoria antes de acceder a la petición de extradición a España según los acuerdos bilaterales”, explica.

“Pues bien, hago pública mi situación debido a la impotencia, porque ya no sé dónde más puedo recurrir”, lamenta. “Soy una persona inocente y me declaro víctima, involucrado de manera injusta en un macro-caso en el que hay más de setenta personas implicadas”.

No tiene ninguna prueba contra mi persona y además se han vulnerado mis derechos de traducción según el artículo 66 del código penal marroquí”. denuncia. “No hay prueba alguna de que yo pertenezca al grupo implicado ni de que yo sea autor o colaborador de los hechos de los que se me acusa”.

“Durante mi enjuiciamiento he asistido unas sesenta veces ante el Tribunal Supremo”, recuerda. “El 25 de marzo tenía la esperanza de recibir mi sentencia y con ello solicitar la extradición y volver a mi país, pero como consecuencia del coronavirus todo se ha interrumpido, alargando aún más esta pesadilla”.

“Soy diabético e insulinodependiente, mi esposa también lo es y llevo más de tres años sin ver ni a mi mujer ni a mis hijos, que me están esperando y me necesitan”, se le oye decir en la grabación.

"Vivo en unas condiciones inadecuadas"

“Estoy muy expuesto a contagios, somos entre trece y dieciseís personas por celda”, asegura. “Vivo en unas condiciones inadecuadas, ya que las prisiones en Marruecos están masificadas y no cumplen con los derechos humanos ni normativas de higiene”.

“Ahora con esta pandemia las cosas se dificultan aún más: no tenemos visitas, la distribución de los medicamentos sufre mucho retraso, no me permiten siquiera recibir dinero de mi familia de España y el consulado no me está prestando ningún tipo de ayuda”.

Por el amor de Dios que alguien haga algo al respecto, estoy sufriendo muchísimo porque veo todos los días por televisión miles de personas muriendo en España y aquí. Estamos altamente expuestos a contagiarnos a pesar de los medidas que el Gobierno de Marruecos está llevando a cabo”, finaliza.

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios