Coronavirus Los municipios reforzarán las ayudas sociales y harán obras con la eliminación del techo de gasto

  • La posibilidad de gastar el remanente en localidades con ahorros permitirá adecuar las partidas para ayudar a las familias vulnerables frente a la pandemia

  • También se usarán para garantizar la ejecución de obras pendientes

Una mujer es atendida en la oficina de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Algeciras. Una mujer es atendida en la oficina de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Algeciras.

Una mujer es atendida en la oficina de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Algeciras. / Erasmo Fenoy

Un balón de oxígeno para los municipios con el que hacer frente a los efectos de la pandemia en sus cuentas. Los cinco ayuntamientos del Campo de Gibraltar que disponen de remanente positivo podrán utilizar el dinero que tienen en los bancos, algo más de 115 millones de euros en conjunto, sin límites durante este año y 2021; sin atenerse al corsé de la regla del límite de gasto.

El Gobierno acaba de suspender las reglas fiscales para 2020 y 2021 después de que la Comisión Europea haya relajado el cinturón de gasto a las administraciones ante el impacto de la crisis sanitaria. La medida permitirá a los ayuntamientos y las diputaciones usar sus remanentes en su totalidad, principalmente contra la pandemia, pero también para otras necesidades que se presenten. Podrán hacerlo, según las disposiciones del Ministerio de Hacienda, siempre que las inversiones sean sostenibles. Es decir, que no generen gasto en otros ejercicios. 

En la comarca, parte de este ahorro se destinará a compensar el fuerte incremento que han experimentado las partidas de atención social desde marzo para hacer frente a los efectos de la Covid-19 entre los vecinos. Y también para desarrollar obras e infraestructuras pendientes con más holgura.   

Algeciras

Algeciras podrá disponer de hasta 23.856.479,15 euros, según los datos de Hacienda. La concejal algecireña de Hacienda, María Solanes, saluda la adopción de esta medida, pero se muestra a la espera de que se traslade a un real decreto para contar con plenas garantías y saber las condiciones exactas en las que se podrá disponer del fondo. La anterior iniciativa del Gobierno, la de unificar en un fondo el remanente de los municipios, fue tumbada en el Congreso. 

"Nos alegra ir en la senda correcta para mejorar la financiación de los municipios. Pero vamos tarde, porque los ayuntamientos estamos afrontando prácticamente a pulmón todo el gasto en Servicios Sociales para atender los efectos de la pandemia. No hemos recibido dinero de ninguna administración con la excepción de 400.000 euros de la Junta", destaca Solanes.

Desde marzo, la partida dedicada al gasto social en el Ayuntamiento de Algeciras se ha disparado. En la primera mitad de 2019 fueron 96.000 euros frente a los 935.000 euros que ya se han desembolsado para atender las necesidades de las familias vulnerables. 

El remanente se utilizará para cuadrar el presupuesto, muy trastocado por este incremento no previsto del gasto. "Se han tenido que hacer cambios en las partidas del presupuesto para atender los imprevistos de la Covid-19. Con el remanente, podremos atender esta situación y también garantizar la ejecución de obras pendientes del año 2019 que se podrán mantener", detalla Solanes.

El uso del remanente y la supresión de las reglas de gasto también permitirá planificar el presupuesto de 2021 con mayor holgura en cuanto a la atención social en un año en el sí se podrá estimar un nivel de desembolso adaptado a la situación de la Covid-19. Algo que cuando se planificaron las cuentas de 2020 era imposible de conocer. Los números del Consistorio para 2021 se encuentran actualmente en fase de elaboración. 

A su vez, hay obras en marcha como la reforma de varios campos de fútbol de césped artificial o mejoras en el Barrio de la Caridad para los que el Ayuntamiento debe aportar fondos municipales para los que el uso del remanente dará garantías de ejecución. "Nos da margen de maniobra", reconoce la edil. 

No obstante, la concejal de Hacienda insiste en que el municipio hará un uso muy realista de este dinero, así como de todo lo que entra en la caja municipal. "El alcalde, José Ignacio Landaluce, lo pide siempre. No gastar más de lo que se ingresa. El Ayuntamiento pasó de un déficit de 105 millones en 2011 a un superávit de 23,8 millones el año pasado con mucho esfuerzo. No podemos ahora tirar por la borda ese esfuerzo", subraya Solanes. 

Para la concejal de Hacienda de Algeciras, además de poder disponer de estos ahorros, los municipios deben contar con un modelo de financiación más adecuado a la realidad. "Que lo urgente no deje atrás lo importante, que es la necesidad de contar con financiación externa", agrega. 

La Línea

El Ayuntamiento de La Línea se mantiene a la espera de conocer al detalle en qué condiciones podrá hacer uso de su remanente, cifrado por Hacienda en 8.763.777,82 euros. "Vamos a esperar al Real Decreto que desarrolle la medida, para ver qué posibilidades ofrece pero también sus limitaciones. Debo recordar que La Línea es un Ayuntamiento muy endeudado por comportamientos irresponsables de gobiernos anteriores. Y que en los cinco años que llevo como alcalde buscamos la responsabilidad económica, financiera y presupuestaria", advierte Juan Franco, alcalde de la ciudad. 

"La atención a servicios sociales y las inversiones que se puedan afrontar se determinarán con un plan a rajatabla que se ciña a lo que marque el decreto. Debemos ser muy prudentes con los gastos", reconoce el primer edil linense. Según Franco, la horquilla de dinero disponible oscilará entre los 6 y 10 millones de euros, condicionados a la normativa que salga del Gobierno.  

San Roque

San Roque ha sido uno de los municipios que más ha reclamado al Gobierno central, tanto al Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy como por el actual de Pedro Sánchez, la necesidad de derribar la regla del gasto en las localidades con remanente positivo.

La holgada economía sanroqueña permitía desde hace años gastar más, tal y como ha defendido su alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, en numerosas ocasiones, y practicado por la vía de los hechos. "El gobierno socialista de este ayuntamiento ha incumplido la regla del gasto desde 2016", reconoce Ruiz Boix. 

"Teníamos un techo de gasto que rondaba los 43 millones de euros, aunque lo habíamos elevado hasta sumar hasta 3 y 4 millones de euros más", explica el regidor sanroqueño.

Ahora, para el municipio se abre la posibilidad de disponer de hasta 67.961.411,82 euros en dos años, la cifra más alta de la comarca, con pleno respaldo. "Obviamente no vamos a gastar toda esa cantidad, pero va a contribuir al refuerzo de los servicios y programas municipales desde la responsabilidad de no asumir este dinero como recursos ordinarios, sino como un aporte extraordinario", destaca el alcalde.

Como primera actuación, la atención social ante la pandemia. San Roque había presupuestado 300.000 euros para Servicios Sociales en este 2020, si bien lleva destinados 1,5 millones en lo que va de año. Para 2021, la partida crecerá hasta los 2 millones de euros, apoyada entre otras vías de financiación, con el remanente. 

Desinfección de un parque en San Roque para prevenir el coronavirus. Desinfección de un parque en San Roque para prevenir el coronavirus.

Desinfección de un parque en San Roque para prevenir el coronavirus.

Además, el gobierno local ha acordado un refuerzo de la limpieza viaria, desinfección de calles y edificios municipales, por unos 3 millones de euros el próximo año. 

"La intención es actuar bajo tres puntos de vista con el presupuesto y estos recursos extraordinarios: la atención social para las familias vulnerables por el coronavirus, las inversiones para infraestructuras y el refuerzo de la plantilla de personal para atender las necesidades y servicios del municipio", agrega Ruiz Boix. Según el alcalde, la plantilla del Consistorio está un 25% por debajo de lo deseable para el nivel de servicios de la localidad. 

El plan de inversiones para 2021, que tirará en parte del remanente ahora liberado, contempla actuaciones en todas las barriadas. Según Ruiz Boix, las obras más destacadas se basan en la construcción de un carril bici hacia el Pinar del Rey y otro para unir Guadarranque, Puente Mayorga y Campamento. También se incluirá una partida para rehabilitar el pabellón del Diego Salinas que el Consistorio va a comprar a la Junta de Andalucía y para construir una sede de la Universidad Popular en el casco urbano, además de la primera fase del nuevo recinto ferial para el núcleo principal.   

En las barriadas, la propuesta municipal de inversiones del próximo año incluye avanzar en las obras del edificio administrativo y social en Campamento, un nuevo parque para el distrito de la Bahía, un edificio social en Torreguadiaro, la segunda fase del bulevar de Torreguadiaro, la mejora de los accesos y embellecimiento a Guadiaro y San Enrique así como un centro de formación laboral en Taraguilla. 

Tarifa

En Tarifa, el remanente ha sido cifrado por Hacienda en 14.698.745,02 euros, si bien su alcalde, Francisco Ruiz, matiza que de esta cantidad en la localidad quedarán disponibles entre 4 y 5 millones de euros. Parte de este ahorro municipal está ya comprometido por fondos no gastados en años anteriores o por ser para partidas finalistas. 

"Estamos evaluando cómo se puede efectuar el gasto. No está definido plenamente pero pretendemos hacer inversiones que resulten transformadoras y también redunden en la reactivación de la economía. Por ejemplo, actuar en calles y aceras para mejorar la movilidad supone una transformación, pero también una mejora para el turismo y, como consecuencia, para los negocios", explica Ruiz. También habrá atención social para las familias con necesidades. 

Aunque no está plenamente decidido, Tarifa sopesa ejecutar un proyecto de movilidad urbana para reformar la Calzada de Sancho IV que se quedó fuera de los fondos del programa Ciudad Amable de la Iniciativa Territorial Integrada (ITI) con el objetivo de modificar el tramo que va desde el Castillo de Guzmán hasta la iglesia de San Mateo. “El proyecto contempla un único carril central para vehículos residentes y emergencias, sin aparcamiento lateral”, apunta Ruiz. Un refuerzo de las infraestructuras hidráulicas para zonas como Atlanterra también están sobre la mesa como posibles actuaciones financiables con este dinero.

Tesorillo

El municipio más joven de la comarca posee un remanente cifrado en 814.688,09 euros. "Aún estamos pensando en qué podremos destinar ese dinero, porque tenemos varios proyectos en marcha. En Tesorillo hay muchas cosas por hacer para construir este pueblo", destaca Jesús Fernández Rey, alcalde de la localidad. 

El municipio tiene en marcha varios proyectos de infraestructura como la construcción de una piscina municipal o la reforma de un inmueble para ubicar el Ayuntamiento. "Existe la posibilidad de invertir parte del dinero en el nuevo Ayuntamiento para acelerar su puesta en marcha. Pero también tenemos calles que no se tocan desde hace 30 años y mucho acerado en mal estado", apunta el alcalde, quien subraya que son obras que no generarían nuevo gasto en ejercicios futuros y, por tanto, ajustadas a lo dispuesto por Hacienda.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios