San Roque Una cadena humana rechaza el fondeadero frente a Sotogrande

  • Verdemar y el Ayuntamiento de San Roque siguen su lucha contra el proyecto de la APBA

El Ayuntamiento de San Roque al completo mostró ayer su apoyo presencial a la iniciativa del grupo ecologista Verdemar Ecologistas en Acción de crear una cadena humana en la playa de Torreguadiaro para oponerse al fondeadero exterior de buques propuesto por la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras.

Verdemar pretende de esta manera mostrar su rechazo al fondeadero que la APBA prevé construir frente a las costas de Sotogrande, con el perjuicio medioambiental que, según indican los ecologistas, supondría para la zona, además del riesgo para el turismo en general.

El alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, que se encuentra de vacaciones, no quiso perderse esta importante cita. A la cadena humana se fueron sumando los ciudadanos que entienden el riesgo que supone esta propuesta de la APBA, especialmente para el litoral de los municipios de San Roque y La Línea.

El alcalde accidental, Juan Manuel Ordóñez, explicó que la respuesta fue masiva y cifró en más de un millar las personas que se encontraban en la playa y que se sumaron a la iniciativa. Se trata, según Ordóñez, de una de las playas con bandera azul con una gran calidad ambiental. "Por tanto no podemos permitir este fondeadero, tal y como hemos manifestado anteriormente. Por tanto, vamos a seguir trabajando en la misma línea del 'no' rotundo a esta pretensión de la APBA", dijo.

La presidenta de Verdemar, Raquel Ñeco, recordó que el colectivo lleva varios meses con esta campaña porque entiende que la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras "no puede jugar ni negociar con algo que nos pertenece a todos como es la costa de levante". "Este proyecto es un fondeadero más en nuestra comarca, que abarcaría desde Gibraltar hasta aproximadamente Cala Sardina -apuntó-, viéndose mayoritariamente afectados los municipios de San Roque y La Línea de la Concepción, en un proyecto que no les reportaría beneficio alguno, sino todo lo contrario".

Según Raquel Ñeco, sería un fondeadero de buques de mercancías peligrosas, que no paran sus máquinas, emitiendo contaminación a la atmósfera muy cerca de la costa y que afectaría aún más a los habitantes de esta zona, en una comarca ya especialmente castigada.

"Además -recalcó la presidenta de Verdemar-, estos buques, cuando fondean, tiran sus cadenas arrastrando el fondo marino con el perjuicio de arrasar con la fauna y flora del litoral, que es de gran valor ecológico". "Por tanto, estamos totalmente en contra, y en esta labor afortunadamente contamos con el apoyo de ambos consistorios (La Línea y San Roque), de partidos políticos y ciudadanos, porque se entiende que no tiene ningún sentido, y la Autoridad Portuaria puede trabajar de otra manera controlando la llegada de los buques, de forma ordenada, sin que tengamos que ver afectadas las costas de la playa de levante".

Ñeco también hizo referencia a que el sector turístico de la zona se vería también afectado ya que a ningún turista le gustaría estar en una playa donde hay un fondeadero con buques peligrosos.

Entre los partidos políticos presentes, la portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular de San Roque, Marina García, comentó que desde su formación no lo han dudado ni un instante, apoyando esta manifestación simbólica de Verdemar para que el litoral no se convierta en un fondeadero "y que nos dejen disfrutar de este marco incomparable como es la playa de Torreguadiaro, además de parte del litoral linense".

El Ayuntamiento de San Roque lideró el pasado año la movilización de vecinos, empresas y ecologistas contra esta medida, con acciones como unas charlas informativas en las que participaron más de 200 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios