Comisión Mixta del Brexit Pérez de Vargas llama al Gobierno a "prestar atención a la comarca en vez de a Gibraltar"

  • El catedrático y colaborador de 'Europa Sur' comparece ante la Comisión Mixta del Brexit para la Unión Europea

La aduana entre España y Gibraltar en La Línea.

La aduana entre España y Gibraltar en La Línea. / Erasmo Fenoy

El catedrático y colaborador de Europa Sur Alberto Pérez de Vargas ha comparecido este miércoles ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) del Brexit para la Unión Europea. Había sido invitado a dar su opinión sobre las consecuencias derivadas de la salida del Reino Unido de la Unión Europea y, concretamente, a hacer una valoración del acuerdo comercial suscrito en diciembre de 2020 y sus efectos para el Campo de Gibraltar. También ha comparecido la Plataforma Social del Campo de Gibraltar.

Pérez de Vargas basó su exposición en la imposibilidad de equilibrar una situación en la que una de las partes sobrevive gracias al desequilibrio que implementa en su entorno. El estatus colonial de Gibraltar y la subordinación de la población civil a la naturaleza de base militar del Peñón suponen unos efectos nocivos para la comarca, destacó.

La ministra González Laya se ha visto, seguramente, obligada por la premura de tener que evitar el paro a los miles de trabajadores españoles que diariamente atraviesan la Verja, a tomar una decisión a todas luces dominada por la provisionalidad, según Pérez de Vargas.

"No me explico –dijo el ponente– cómo van a abordar el futuro inmediato, pues Gibraltar no puede sobrevivir sin la mano de obra española ni ofrecer unas condiciones comerciales y fiscales comparables a las de su entorno". "Tengo la impresión –dijo– que el acuerdo es fruto de la improvisación y el estrés. No obstante, las soluciones pasan por que el Gobierno de España preste atención a la comarca en vez de hacerlo a la colonia. Es paradójico –añadió– que se permita a la Red Eléctrica instalar una subestación en uno de los pocos espacios públicos que hay en La Línea, afectando gravemente al paisaje y al ecosistema, que tenga aparcada la agilización de las comunicaciones férreas con la comarca y que el Ayuntamiento de San Roque acabe de aprobar –con mayoría absoluta socialista– el destino de seis hectáreas para albergar una planta de biodiésel de Cepsa, mientras se le facilita a la colonia su futuro regalándole la posibilidad, antes inexistente, de integrarse en el espacio Schengen, permitiendo la desaparición de controles aduaneros y la libre circulación de personas y bienes".

"Levantada una frontera exterior en puerto y aeropuerto, bajo control gibraltareño, España queda sin posibilidad alguna de intervenir los accesos a su territorio, simple continuación del espacio Schengen concedido a la colonia", reseñó Pérez de Vargas, que insistió en que "el Reino Unido no es soberano en Gibraltar, puesto que no puede ni venderlo ni regalarlo, ni siquiera a los gibraltareños. Ofrecer, por lo tanto, una cosoberanía significaría hacer una cesión de derechos al Reino Unido".

Preguntado por los portavoces por una posible solución, Pérez de Vargas respondió que tal "no puede coexistir con una Verja imaginaria" y que "no debiera negociarse con el Reino Unido nada que no ponga sobre el tapete la recuperación para España del territorio". "No es a la colonia a la que debe facilitársele la vida sino a los españoles –terminó– y para ello lo que hay que hacer es actuar sobre el Campo y dejar a Gibraltar que resuelva sus problemas con la metrópoli".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios