Cultura

Una hora y media en Lebrija

Cante: Manuel de Paula, José Valencia, Anabel Valencia, Juan Murube, Manuela Jero. Guitarra: Paco Cortés, José Luis Medina. Baile: Manuela Ríos, Ramón Martínez, Juana Vargas, Ana la del Caneco. Palmas y baile: Juan Diego Valencia, Manuel Valencia. Letras: José Luis Rodríguez Ojeda. Coordinación: Manuel Moraga. Dirección artística y audiovisuales: Patricio Hidalgo, Fidel Meneses. Lugar: Teatro Central. Fecha: sábado día 9. Aforo: Lleno.

Una agradable hora y media con los cantes de Lebrija, algo parecido a lo que este mismo intérprete ofreció hace unos años como Venta Caparrós. Excepcional el baile de Manuela Ríos por cantiñas con un José Valencia torrencial, con ese timbre de voz que arrolla todo a su paso, también por seguiriyas y por todo lo que cantó. El cante que más me emocionó fue el de Anabel Valencia, que en las canciones por bulerías se acogió a la fórmula de Bernarda de Utrera hasta tensar la emoción y doblarse y doblarnos. Ramón Martínez bailó unas seguiriyas que en seguida entraron en el terreno de la fiesta, en el que se mueve a pedir de boca, y desplegó una variedad asombrosa de recursos técnicos, vueltas, remates, etc.

Manuel de Paula fue un héroe de los festivales en los 80. Ya no tiene ese turbión de voz de entonces así que se impone un cambio de estilo, como demostró en el inicio de sus soleares, a media voz y reposado, recreándose en los graves que es el poso de toda la flamencura que posee, donde atesora un timbre ocre delicioso. El tiempo ha pasado y a Manuel de Paula le cuesta adaptar su estilo a sus nuevas condiciones vocales. Manuel de Paula sería flamenco, flamenquísimo, aunque se quedara mudo (hay ilustres ejemplos de cantaores mudos, como de bailaores cojos en este arte), lo que digo es que es necesario adaptarse a la realidad, a la evidencia de que el tiempo no pasa en balde para ninguno de nosotros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios