Barómetro Joly

El Gobierno andaluz y la oposición del PP suspenden con un 4,2

  • Por primera vez, la labor del Ejecutivo baja al nivel de sus contrincantes. El descenso de valoración socialista también se debe a la opinión de sus votantes.

Desde junio de 2010, semanas después de que José Luis Rodríguez Zapatero, anunciase sus primeras medidas de ajuste, el Gobierno de José Antonio Griñán comenzó a suspender en la valoración que le otorgaban los encuestados por el Barómetro Joly. En esta ola de otoño de 2011, el Ejecutivo obtiene un 4,2, prácticamente sobre la misma tónica que desde ese mes de junio, aunque ahora el PP le iguala, al subir de un 3,9 al 4,2. Los potenciales electores muestran un descontento general tanto con los políticos como con los partidos -por eso, suspenden-, pero ahora las fuerzas en liza están igualadas. Es una de las novedades de este Barómetro Joly, realizado por la empresa Commentia.

El Gobierno andaluz ha ido acusando con el paso de los meses el deterioro que ha afectado a todos los ejecutivos desde el inicio de la crisis económica, que se está comportando como una devoradora de mandatarios. De hecho, desde las pasadas elecciones autonómicas de 2008, el Gobierno sólo subió con la sustitución de Manuel Chaves por José Antonio Griñán. Llegó al aprobado, aunque duró poco.

La pérdida de estima hacia el Gobierno se debe, como en el caso personal de su presidente, al votante socialista más que al del PP. El  elector del PSOE en 2004 ha pasado de calificar con un 6,6 a su Gobierno con la llegada del nuevo presidente al 5,4 de este último Barómetro Joly. La oposición del PP nunca ha obtenido un aprobado en la presente legislatura, pero la última subida, la que le otorga ahora un 4,2, se debe a que sus antiguos votantes se encuentran más animados y le otorgan un 5,9. Como en los casos de Arenas y Griñán, el PP encuentra mayor agrado entre los suyos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios