Real Balompédica Linense Franco confía en que la visera del Municipal esté demolida el 31 de enero

  • El alcalde se entrevista con el presidente de la Balona y Pandalone se confiesa "tranquilizado"

Raffaele Pandelona y Juan Franco, en la alcaldía Raffaele Pandelona y Juan Franco, en la alcaldía

Raffaele Pandelona y Juan Franco, en la alcaldía

El alcalde de La Línea, Juan Franco, ha expresado este miércoles al presidente de la Real Balompédica, Raffaele Pandalone su “confianza” en que la retirada de la visera de Tribuna del Municipal pueda estar finalizada antes del 31 de enero de 2019, aunque recalcó que no estaba en disposición de facilitar “una fecha cierta”.

El primer edil volvió a deslizar que los planes de futuro pasan por el cambio de ubicación del estadio a otra zona de la Ciudad Deportiva y que fueran empresarios privados los que patrocinen el nuevo recinto. El mismo carecerá de pistas de atletismo como el actual y tendrá una capacidad para “ocho o diez mil espectadores”, como ya explicó este periódico el pasado seis de septiembre.

Franco hizo un hueco en su agenda para atender la petición de una reunión que había realizado Pandalone y en su comparecencia posterior a la entrevista explicó que le había comunicado que la fecha que baraja el Ayuntamiento para que la domolición esté finalizada es el 31 de enero.

Eso supondría que los aficionados podrían volver a la zona alta de Tribuna (lógicamente ya al descubierto) desde el encuentro del diez de febrero que los de Jordi Roger disputarán con el Melilla, el tercero de los que el equipo de La Línea dispute en casa durante la segunda vuelta.

El alcalde recordó que ya está abierto el plazo de licitación y que éste finalizada el próximo día cuatro de diciembre y recalcó que su deseo es que la obra esté adjudicada “en el mes de diciembre”.

“Esperemos que se presente alguna empresa especializada en ese tipo de demoliciones, que ya han estado analizando esta posibilidad, podamos hacer la mesa de contratación y que la obra se ejecute lo más pronto posible”, dijo Franco, que desconoce si durante la demolición podrá utilizarse la grada provisional situada en la parte baja de Tribuna o, en su defecto, durante un tiempo todos los aficionados tendrán que seguir el desarrollo de los partidos en Preferencia.

“Ha sido un problema sobrevenido y teniendo en cuenta la dificultad de la obra, creo que más rápido no hemos podido actuar”, dijo. “Estoy muy preocupado por este asunto”.

Además el Ayuntamiento está elaborando un presupuesto para sustituir las torres de iluminación artificial “con un presupuesto bastante fuerte”. En alguna ocasión Juan Franco ya ha explicado que el proyecto incluye la posibilidad de que las nuevas torretas puedan ser trasladadas en el futuro al nuevo estadio.

La primera autoridad municipal se comprometió a implicarse en la búsqueda de patrocinadores para el equipo albinegro y expresó su reconocimiento a los dirigentes albinegros porque “están trabajando con seriedad”.

Por su parte el presidente, Raffaele Pandalone, agradeció las atenciones del alcalde y se confesó “tranquilizado” por las informaciones que éste le había hecho llegar.

“Me ha garantizado que va a hacer todo lo posible por ayudar al club y ahora más que nunca lo necesitamos”, dijo el empresario romano en su breve intervención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios