Real Balompédica Linense Balona ¿dónde guardaste el último pase?

  • Los albinegros solo han anotado un gol en jugada en los cinco últimos partidos de Liga

  • En ese periodo, el equipo de La Línea no ha firmado una sola victoria

Pito Camacho, autor de los dos últimos goles en liga de la Balona, rodeado de adversarios Pito Camacho, autor de los dos últimos goles en liga de la Balona, rodeado de adversarios

Pito Camacho, autor de los dos últimos goles en liga de la Balona, rodeado de adversarios / Erasmo Fenoy

La Real Balompédica Linense solo ha conseguido un gol en acción dinámica de juego –es decir que no haya nacido a balón parado– en los últimos cinco partidos de Liga, los cinco en los que no ha conseguido una sola victoria. Eso se se traduce en un tanto en jugada desde el pasado 15 de septiembre. De hecho los últimos dos anotados por los de Jordi Roger (tres si se contabiliza el partido en San Fernando de la Copa Federación) son casi idénticos, ya que han tenido su origen en faltas.

La Balona, muy especialmente desde que Luis Alcalde comenzó a resentirse de problemas físicos, tiene un problema señaladísimo: carece de último pase. A pesar de alinear sistemáticamente a dos delanteros-centro los rivales ya han analizado el juego de los albinegros y taponan a Manu Molina, a veces hasta con marcajes al hombre más o menos disimulados. El mediocentro también colabora, jugando demasiado lejos del área rival. El cúmulo de lesiones ha hecho el resto y la aportación de las bandas ha caído en picado.

El 15 de septiembre la Balompédica derrotó al Don Benito en el Municipal con un tanto del ahora inhábil Moussa, quien aprovechó una asistencia de Tito Malagón.

Una vez celebrado aquel triunfo, el equipo de La Línea enlazó dos partidos sin marcar en los que cayó derrotado: en El Palmar ante el Atlético Sanluqueño y en el Municipal a manos del Cartagena.

Después de esos dos reveses, los albinegros empataron en casa con el Marbella. El gol fue obra de Dopi, que más que culminar una acción de ataque rentabilizó un error mayúsculo del meta Wilfred. En cualquier caso la jugada no nacía de una acción a balón parado. La excepción que confirma la regla.

Las dos dianas siguientes en liga son prácticamente un calco. Tanto en el Nuevo Colombino para igualar con el Recre como este domingo para hacer lo propio con el Recreativo de Granada Manu Molina puso el balón en juego tras una falta y Pito Camacho, que empieza a acreditar la condición de goleador de la que estaba precedido antes de caer lesionado en el Mirandés, finalizó la jugada.

Entre medias de esos dos partidos, la Balona también ganó en San Fernando en la Copa Federación con una acción que nace de una falta. Botada en este caso por el algecireño Tomás y convertida por Dopi.

Como toda estadística que se precie, ésta también tiene un aspecto positivo. La Balona está trabajando (y mucho) las acciones de juego estático en los entrenamientos y esa labor se está viendo reflejada en los partidos. El problema es que con eso no le está dando para obtener victorias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios