Real Balompédica Linense La Balona se cita el lunes tres de agosto para comenzar a trabajar

  • Los albinegros dedicarán la primera semana a pruebas médicas y análisis

  • La primera sesión sobre el césped, a mediados de mes

  • El lateral zurdo Din Alomerovic ya se encuentra en La Línea 

Din Alomerovic, con una bufanda de la Balona, a su llegada al aeropuerto Din Alomerovic, con una bufanda de la Balona, a su llegada al aeropuerto

Din Alomerovic, con una bufanda de la Balona, a su llegada al aeropuerto / RBL

La Real Balompédica Linense y su entrenador, Antonio Calderón, ya han puesto fecha al comienzo de su actividad para la campaña 2020-21, ésa que tanto se hace esperar. Después de que se conociera que la competición en la Segunda división B arrancará el 27 de septiembre y no a mediados de octubre como en principio estaba previsto, la directiva y el cuerpo técnico del conjunto de La Línea se reunirán este miércoles para fijar la fecha y las condiciones de la vuelta al trabajo. La primera cita será la semana próxima para a partir del lunes día tres someter a los jugadores a las preceptivas pruebas médicas esta vez más importantes que nunca.

Ya huele a pretemporada. A ese trabajo de campo que tanto se echa en falta, ya que en el caso de la Balona quedó interrumpido el pasado 12 de marzo como consecuencia de la crisis sanitaria desatada por el Covid-19 (coronavirus).

De hecho el lateral zurdo macedonio Din Alomerovic ya se encuentra en La Línea y en los próximos días el club tiene concertada la llegada de la mayor parte de sus compañeros, especialmente los que llegarán desde el extranjero.

La directiva albinegra, con Raffale Pandalone a la cabeza, se reúne este miércoles para fijar la fecha de la primera sesión en el campo y las condiciones del mismo de acuerdo al protocolo, pero todo indica que será alrededor de mitad de mes de agosto cuando el míster comande su primera sesión de trabajo sobre el césped.

“Está previsto que los jugadores en la primera semana de agosto realicen todas las pruebas  y analíticas necesarias para iniciar los entrenamientos”, explica en una nota de prensa la entidad, que al mismo tiempo trabaja para preparar cómo afrontar el protocolo de las sesiones preparatorias, muy condicionadas por las medidas a tomar para evitar contagios de coronavirus, especialmente después de los casos que se han detectado en el Fuenla de la Segunda división y en el entorno de un jugador del Portugalete, que disputaba la fase de ascenso a Segunda B.

Precisamente estas restricciones van a marcar esta pretemporada. Por un lado en lo que a la utilización de campos alternativos se refiere y por otro a los siempre necesarios partidos de preparación. Mientras se mantenga la prohibición de que acceda público a los estadios los amistosos tendrán apenas el valor de una sesión más de trabajo y el interés, por su repercusión económica, de ver rivales de superior categoría, tan habituales en las camapñas precedentes, disminuye de manera palpable.

En espera de que llegue ese tres de agosto en el que los balonos serán citados para las preceptivas pruebas médicas, la Balompédica ya ha acelerado la preparación del Municipal y los empleados del club trabajan de manera intensa en preparar tanto los dos vestuarios para los jugadores como el que utiliza el cuerpo técnico, en el que esta temporada solo es novedad Juan Mari Sánchez, que no solo trabajará como ayudante en el primer equipo, sino que será el máximo responsable del filial.

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios