Real Balompédica Linense Balona: sí hay quinto malo

  • Los albinegros no consiguen superar la quinta jornada invictos en Segunda B

  • La del domingo en Huelva es la sexta vez que se repite la historia

  • En 1985 y 2012 pelearon por el ascenso y en 2018 y 2019 acabaron abajo

Una formación de la Balona en la temporada 1984-85 Una formación de la Balona en la temporada 1984-85

Una formación de la Balona en la temporada 1984-85

La Real Balompédica Linense no puede abonarse a una expresión tan taurina como la de que "no hay quinto malo". Los albinegros han conseguido llegar invictos seis veces a la cuarta jornada en la Segunda división B (la última, en la presente andadura) y en todas ellas, como sucedió el pasado domingo en el Nuevo Colombino de Huelva ante el Recre, acabó sucumbiendo en la quinta fecha del calendario. Una circunstancia, por cierto, que lleva repitiéndose cuatro temporadas consecutivas. Las consecuencias son impredecibles, porque con ese ritmo de marcadores el equipo de La Línea ha terminado acariciando el ascenso directo, disputando fases de ascenso a Segunda… o con el rosario en una mano y la calculadora en otra penando por mantener la categoría.

El maldito coronavirus ha cambiado muchas cosas, pero, por lo que se ve, no ha influido en la forma de conducirse de la Balona. En seis temporadas (1984-85, 2011-12 y las cuatro últimas incluida la presente) la escuadra albinegra había conseguido completar el primer mes de competición sin conocer la derrota. Siempre, para caer en la quinta. De hecho, según puntualiza BalonaDatos, la 2020-21 es la sexta competición consecutiva en la que no vence en dicha jornada.

Hay que remontarse a la temporada 1984-85 para encontrar la primera de las ocasiones en que se produjo esta curiosa circunstancia. Por entonces solo había dos grupos en Segunda B y la Balona militaba en el segundo.

El recordado equipo que comandaba el argentino Carlos Pacheco y del que formaban parte los Domingo, Moncho, Salvador, Ferreira, García, Noly, Coronillas, Chuti, Torremocha, Garay, Borrell, Lorant, Cano, Dos Santos, Flores, Segundo, Márquez, Paquito… comenzó la competición con victoria ante el Real Jaén (2-0), empató en su visita a Xerez Deportivo (1-1), derrotó al Parla (1-0) y firmó tablas en Hospitalet (2-2) antes de caer en su visita a Ceuta (1-0).

Fue la campaña del siempre nombrado Gol de Flores en la penúltima jornada el viejo Mirador de Algeciras. Un tanto que (a la manera del gol de Pelé) en realidad nunca existió y que precisamente por eso impidió a la Balona lograr el ascenso a pesar de quedar empatada en la segunda plaza con el Albacete y con los albirrojos.

Esta  circunstancia no se repetiría hasta la temporada 2011-12. De ésa no hace falta mucho esfuerzo para desempolvar a aquel conjunto preñado de jugadores de la zona, que acababa de ascender a Segunda B. En aquella andadura la Balona no solo llegó invicta, sino que ganó los cuatro primeros partidos: a Almería B (4-2) y Badajoz (1-0) en casa y a Melilla (1-2) y Sevilla Atlético (0-4) a domicilio. El Cádiz de José González -que acabó campeón- apeó una semana después a los linenses del liderato (0-2).

La Balona se proclamó subcampeona de la mano de Rafa Escobar (hoy entrenador del Europa de Gibraltar) y con los Pagola, Antonio y Alberto Merino, Carlos Guerra, Ismael Chico, Romerito, Ocaña, Juampe, David Hernández, Francis, Javi y Dani Gallardo, Joe, Olmo, Copi,  Ezequiel, Javilillo… acarició el ascenso del que solo le apartaron, ya en la segunda ronda, el Tenerife y la mano negra del colegiado vasco Aitor Gorostegi.

El resto de los antecedentes son mucho más recientes y menos alentadores. En la 2017-18 y con Julio Cobos en el banquillo,  un empate en Badajoz (1-1), una contundente victoria sobre el Betis Deportivo (4-1) y los triunfos en Lorca (0-2) y ante el Extremadura (0-2) desataron las ilusiones, pero el Écija (0-1) salió airoso del Municipal.

Aquel arranque no fue más que un espejismo, el equipo albinegro se vio obligado a cambiar de entrenador faltando tres jornadas y con Pedro Sánchez de la Nieta se salvó ganando en Murcia en la última jornada con dos goles del hoy jugador del Sabadell Stoichkov.

Las dos temporadas del actual técnico del Atlético Baleares Jordi Roger en el club comenzaron igual. La primera (2018-19) venció en Murcia al UCAM (0-1), empató en casa con el Jumilla (1-1) y en su visita al Almería B (0-0) y derrotó al Atlético Malagueño (2-0) antes de caer en Melilla (3-1). Cuando el equipo alcanzó la permanencia se desconectó y enlazó la peor racha de su historia en la categoría: nueve jornadas sin vencer y ocho derrotas consecutivas.

La pasada temporada otra vez el arranque fue esperanzador. El equipo del técnico catalán comenzó ganando en Villarrobledo (0-2) y en casa al UCAM Murcia, colocándose como líder, para luego empatar en Mérida (1-1) y derrotar al Don Benito (1-0) para caer, otra vez en la quinta jornada, en El Palmar ante el  Atlético Sanluqueño.

La derrota en el Nuevo Mirador de Algeciras de la jornada 16 (2-0) abocó a Roger a una destitución que se consumó una semana más tarde tras perder a manos del Córdoba (0-1) en el Municipal. Antonio Calderón fue su relevo y cuando había enderezado la marcha del bloque, el coronavirus forzó a parar la competición.

La historia de esta temporada todos la conocen. Victorias a domicilio en las visitas a Marino (0-1) y Cádiz B (1-2) y empates sin goles en La Línea con Tamaraceite y Sanluqueño antes de caer en Huelva (2-0). El resto, está por escribir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios